Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La sede del Seminario diocesano repasa sus 50 años en Valladolid con una selección de imágenes, planos y piezas inéditas

El edificio actual del Seminario de Valladolid celebra este año sus cincuenta años con una selección de imágenes, planos y piezas inéditas, más una muestra de fotografías que repasan la evolución de las diferentes sedes con las que ha contado.
La muestra, instalada en la Diputación de Valladolid hasta el 5 de noviembre, tiene como objetivo dar a conocer la historia y arte que alberga el Seminario, con piezas que en determinados casos salen a la luz por primera vez, como por ejemplo esculturas y pinturas expuestas para el culto realizadas por Pedro de Ávila, Pedro de Sierra o Antonio Vázquez, entre otros.
Además, el público que así lo desee podrá contemplar una selección de manuscritos incunables, procedentes de conventos desamortizados y de donaciones de obispos, entre ellos, José Delicado Baeza, y que forma parte de los 40.000 ejemplares que alberga su biblioteca.
"El seminario es algo más que un edificio, aunque es un gran desconocido", ha señalado el comisario de '50 años del edificio del Seminario Diocesano de Valladolid', Enrique García, mientras explicaba la iniciativa, compuesta por instantáneas desde su construcción, esculturas y dos paneles del Seminario de Sanz y Forés y del proceso de construcción del edificio actual, concebido como Colegio Mayor y su posterior reforma para Seminario.
Por su parte, el director del centro Aurelio García, tras agradecer el respaldo de la Diputación, la labor del comisario y el apoyo de los antiguos alumnos, "que han trabajado en la sombra por esta iniciativa", ha informado de que ésta forma parte de los actos programados para celebrar esta efeméride, que se prolongarán hasta mayo del año que viene.
RELACIÓN CON LA PROVINCIA
Asimismo, García ha valorado la importancia artística y social de la Diócesis, que "siempre" se ha preocupado por pueblo y por los jóvenes de la provincia a lo largo de los 500 años que lleva presente en Valladolid.
En este sentido, ha recordado que hasta la aparición de los colegios como espacios docentes, eran los seminarios los que impartían educación, al tiempo que ha subrayado la importancia humana, social y académica de la institución en Valladolid.
"La muestra pretende dar a conocer lo que hace, lo que ha hecho y lo que hará la Diócesis", ha reflexionado el director.
La presentación de la muestra ha tenido lugar este jueves en el Palacio Pimentel de Valladolid, sede de la Institución provincial, y a ella han acudido también el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, y el vicario general, Luis Argüello.
El vicario en su intervención, tras mostrar su satisfacción por presentar la iniciativa en la Diputación, ha considerado que la nueva sede, que data desde 1964, es una estructura que "puede transformarse en un hogar y facilitar encuentros, además de ser un emblema".
"Este edificio --inspirado en el Ministro del Aire de Madrid-- se reconoce como la casa de los seminaristas y como un dialogo fecundo entre la sociedad y la iglesia en Valladolid", ha reflexionado.
CAUDAL HUMANO
Por último, Carnero ha destacado el "caudal" humano recibido por la Diócesis a lo largo de estos cinco siglos en Valladolid, donde "miles" alumnos recibían educación en valores tales como solidaridad, amistad o generosidad, "universales y compartidos por la Iglesia", además de incidir en la importancia de todas las personas a las que han formado.
"Unos salen y acaban volviendo a los pueblos; otros se dedican a labores sociales", ha apuntado el presidente, al tiempo que mencionado a los alumnos que han pasado por el seminario de Valladolid se dedican a la política. "Algo tendrá que ver (el Seminario) en su educación", ha agregado.
Entre los asistentes estaban el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Antonio Martínez Bermejo, representantes del Banco Santander y escolares.
SEDE ACTUAL
El actual edificio fue concebido en 1941 como Colegio Mayor Universitario Felipe II en trereno de la Universidad de Valladolid denominado Ribera de Lecca.
La primera piedra fue colocada el 2 de noviembre de ese año por al ministro de Educación, Ibánez Martín. Con la obra a medio realizar, la Universidad pierde el interés en el proyecto y se paraliza durante siete años.
Al proyectarse la construcción de un nuevo hospital en los terrenos que ocupaba el Seminario de Sanz y Forés, se realiza una permuta de terrenos el 24 de noviembre de 1961, de manera que lo que iba a ser Colegio Mayor se concierte en el plan del futuro Seminario.
El proyecto original fue diseñado por el arquitecto Constantino Candeira, aunque se formó posteriormente por Isaías Sanz y Ángel Ríos Gómez, para adecuarse a las necesidades del Seminario.
Su fachada, de aspecto escurialense, presenta tres torreones. Ya en el interior, cuanta con semisótano, planta baja, entreplanta, cuatro pisos y ático.
Fue reformado en 1976 para acoger también las aulas del Seminario Menor.