Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado pide al Gobierno que impulse la lucha contra especies exóticas invasoras como el mapache o la avispa asiática

La Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático del Senado ha aprobado --con los votos del grupo parlamentario popular y CiU y la abstención del resto de grupos-- una moción por la que se insta al Gobierno a seguir impulsando la lucha contra las especies invasoras y a seleccionar, "en el plazo más breve posible", las especies prioritarias como el mapache, la avispa asiática o el caracol manzana.
El texto pide al Ejecutivo que siga impulsando los "mecanismos necesarios" para asegurar coordinación, el acuerdo y el consenso en la gestión entre la Administración Central, Autonómica y Local, con especial incidencia en el caso de las cuencas hidrográficas y los distintos sectores socio-económicos, con el fin de prevenir la introducción de Especies Exóticas Invasoras (EEI) y frenar su expansión.
Además, insta a seleccionar, en colaboración con las comunidades autónomas y en el plazo más breve posible las especies prioritarias que son más problemáticas para desarrollar las estrategias de gestión, control y posible erradicación que se consideren más adecuadas.
Asimismo, solicita que el Gobierno siga impulsando campañas de divulgación, sensibilización y concienciación social para "todos los sectores sociales" que contribuyan a incrementar la percepción social de este "grave problema" y las consecuencias que de ello derivan.
Igualmente, la moción, presentada por el Grupo Parlamentario Popular, insta al Ejecutivo a seguir adoptando "todas aquellas medidas" que se consideren necesarias para poner freno a la entrada de nuevas especies exóticas invasoras o potencialmente invasoras.
El texto recuerda que la llegada de especies foráneas en hábitats que no son los suyos provocan alteraciones en los ecosistemas en los que se introducen, ya que compiten por el alimento, desplazando a otras especies similares allí situadas.
Así, el problema de las especies exóticas invasoras, según la moción, constituye en la actualidad "una de las principales causas de pérdida de biodiversidad en el mundo", una circunstancia que se agrava en hábitats y ecosistemas especialmente vulnerables, como son las islas y las aguas continentales y que pueden ocasionar graves perjuicios a la economía, especialmente a la producción agrícola, ganadera y forestal, e incluso a la salud pública.
La moción refleja que en España existen alrededor de 500 especies de plantas invasoras y cerca de 100 especies de animales, entre los que destacan 25 especies de peces de agua dulce que suman el 30 por ciento del total de especies de fauna piscícola. También se ha constatado la presencia de 108 especies de mascotas alóctonas.
Entre ellas, el texto hace "especial mención por su especial virulencia y agresividad" a la avispa 'asesina', que procede de China y que genera un "peligro potencial" a las abejas de la miel y son una "amenaza sanitaria" para el hombre, ya que es capaz de enviar a una persona al hospital con cinco o seis picaduras.
La avispa llegó vía marítima desde China a Francia y se implantó con facilidad cerca de los Pirineos. De este modo, en España fue detectada pro primera vez en Irún, desde donde se dispersó primero al País Vasco y Navarra, Cantabria y a continuación a La Rioja, Cataluña y Galicia, donde el número de colmenas detectadas es "particularmente alarmante".
De hecho, la moción del PP admite que en 2010 la invasión de la especie se había instalado "de manera tan eficaz que parece imposible en este momento pensar en su erradicación". Por ello, el objetivo que sí parece "alcanzable" es el de controlar su expansión y limitar su número.
Respecto a otras EEI, el texto cita al caracol manzana, que apareció en el Ebro en 2010 y que se alimenta de los tallos de arroz y tras expandirse a una extensión de 2.200 hectáreas, el coste de eliminación en tres años se acerca a los 14 millones de euros (13,7).
También se refiere al mejillón cebra en la cuenca del Ebro y que se ha extendido a la cuenca del Júcar por los "graves daños" a las centrales eléctricas --la planta nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) está junto a la rivera del río-- además de devorar el fitoplancton y reducir el nivel de oxígeno del agua. El coste de los daños ocasionados entre 2001 y 2008 también ascendieron a más de 14 millones de euros.
Finalmente, la moción añade que las cotorras Kramer (argentinas) están obligando a emigrar a las palomas y gorriones y pueden transmitir enfermedades al hombre. Sin embargo se adaptan muy bien a las ciudades, no tienen depredadores en su entorno y se reproducen con rapidez. Otros ejemplos de EEI en España que se citan en la iniciativa son el siluro, el visón americano, el mosquito tigre, el picudo rojo y negro, el jacinto de agua o la cucaracha de banda marrón.
"Es evidente que, ante esta proliferación de especies invasoras, estamos ante un gravísimo problema medioambiental que es necesario atajar cuanto antes", concluye el texto.