Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Senadora por Ceuta dice que migrantes se han lanzado al Estrecho "por necesidad", no por falta de vigilancia marroquí

La senadora ceutí Luz Elena Sanín (PP) ha asegurado este jueves que la causa de la llegada masiva del lanzamiento masivo de migrantes de origen subsahariano al Estrecho de Gibraltar para intentar alcanzar las costas andaluzas en balsas de juguete no hay que buscarla más que en el "estado de necesidad" de estas personas. "No me consta que la Gendarmería marroquí haya estado de brazos caídos, pero sí que están evitando asaltos a la valla de la ciudad autónoma", ha advertido.
En declaraciones a los medios, la parlamentaria ceutí de origen colombiano se ha negado a "elucubrar" con la supuesta falta de vigilancia de las Fuerzas de Seguridad del país vecino en la costa como factor decisivo en el repunte de la presión migratoria por la vía marítima. "Que llegue una gran cantidad de inmigrantes es debido a la necesidad que sienten a lo que piensan que es el paraíso, a las guerras de las que huyen y, a veces, al tráfico de seres humanos", ha apuntado.
Según Sanín, es precisamente sobre "quienes se lucran a costa del drama humano de las migraciones" contra los que deben orientar España, Marruecos "y toda la Unión Europea" sus políticas de "cooperación". "Yo no voy a hacer juicios de valor", ha repetido a preguntas de los periodistas, "sobre por qué un día se arrojan al Estrecho 300, otro 600 y al siguiente 10".
Para la senadora, es prioritario incidir en que las de Ceuta y Melilla "no son solamente las únicas fronteras terrestres de España en África, sino también las de la Unión Europea, aunque la comisaria de Interior, Cecilia Malmström, ni esté ni se la espere en las ciudades autónomas".
Desde el punto de vista de la política del PP el fenómeno migratorio debe encararse conjugando "la solidaridad con quienes viven un drama que les obliga a dejar mujeres, maridos o hijos en busca de un mundo mejor" y "la necesidad de propiciar una emigración regulada como única forma de garantizar sus derechos fundamentales en los países de acogida".