Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seo/BirLife seguirá dos cernícalos primilla marcados con GPS en Pinto (Madrid)

La organización propone extender la cooperación internacional con motivo del Día de las Aves Migratorias, este 10 de mayo
SEO/BirdLife ha marcado este lunes 9 de mayo dos ejemplares de cernícalo primilla con tecnología en sistemas de geolocalización y seguimiento remoto (GPS) en Pinto (Madrid), con motivo del Día Mundial de las Aves Migratorias, que se celebra este martes 10 de mayo.
Los técnicos de SEO/BirdLife capturan los ejemplares en 'primillares' con un edificio artificial creado expresamente para que críe esta especie. Uno de estos 'primillares' se encuentra en el Parque Regional del Sureste, en la localidad madrileña de Pinto, donde actualmente crían en torno a 20 y 22 parejas de esta ave.
El marcaje sirve para conocer sus movimientos migratorios dentro y fuera de España y así proceder a su conservación. Precisamente, esta especie se encuentra catalogada 'En Peligro de Extinción' en Madrid.
La iniciativa forma parte del Programa Migra, puesto en marcha en 2011 por la organización, y cuenta con la colaboración del Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA) y la financiación de Fundación Iberdrola. Además de cernícalos primilla, también se incluyen en el programa otras especies como vencejos, águilas calzadas o gaviotas.
DE 150.000 A 15.000 EJEMPLARES
Según ha explicado el coordinador del área de Estudio y Seguimiento de SEO/BirdLife, Juan Carlos del Moral, el declive del cernícalo primilla ha sido "salvaje", ya que asegura que el número de ejemplares ha descendido de 150.000 a 15.000 en los últimos años. Del total de 15.000 primillas que hay en España, se encuentran en Madrid cerca de 300 ejemplares.
A los ejemplares marcados se les coloca un sensor a la espalda, que cada 15 minutos muestra un punto del lugar donde se halla el ave y que más tarde es recogido por un ordenador. Al cabo de dos o tres años, el sensor se desprende del ave (gracias al modo de sujeción de las cuerdas, hechas de un material especial que permite que los hilos se desintegren con el tiempo).
Esta información permite "ver exactamente por donde migra", qué comen o cómo acampan, según ha explicado uno de los técnicos de la organización, Javier de la Puente, que indica que esa información es "fundamental" para conservar la especie. "Las aves migradoras tienen muchos problemas de conservación porque pueden tener problemas aquí, en la ruta migratoria o en la zona invernada, entonces es muy importante conocer donde está todo el año para así, si la especie está en declive, poder ver si los problemas están aquí, en la ruta o en la zona de invernada", ha detallado.
DIFICULTADES DE LAS PRIMILLAS
Tal y como ha comentado Del Moral, esta especie tiene dos principales dificultades. La primera de ellas, según explica, es la pérdida de puntos de nidificación, provocada por el abandono del campo, ya que "muchísimas" construcciones ganaderas, que son los sitios donde ellos habitualmente criaban, y muchos núcleos urbanos, se están hundiendo. Por este motivo, añade que primillares como el de Pinto van salvando puntualmente la situación.
El segundo problema de la primilla es la alimentación, cuestión que Del Moral atribuye a la agricultura moderna, es decir, la actual política agraria comunitaria, ya que, a su juicio, "favorece mucho las grandes explotaciones con multitud de uso fitosanitario", así como productos que originan una "pérdida de biodiversidad en los medios agrícolas salvaje".
Además, el cernícalo primilla (Falco naumanni) es una especie de mortalidad muy alta de forma natural, según señala De la Puente, que añade que de los diez ejemplares marcados, es probable que dos o tres mueran en la zona donde invernan. El cernícalo primilla es una especie transahariana que atraviesa España -como tantas otras aves migratorias-, durante la primavera y verano para, después, pasar los meses invernales en África.
Además de en Madrid, el marcaje de primillas también se ha realizado este año en Jaén (cinco ejemplares), y próximamente se hará en Lérida (otros cinco ejemplares). Además, años atrás se marcaron ocho individuos en Alicante que están proporcionando los primeros resultados. "Están mostrando los viajes y se ve cómo invernan, en qué partes de Mauritania, Mali o Senegal", ha declarado el coordinador del programa, que espera que los resultados sean similares a los que ofrezcan los ejemplares marcados en Madrid.
El programa Migra tiene como objeto el marcaje de aves en distintos puntos de la Península para conocer si todas hacen los mismos movimientos, dependiendo de dónde críen o no, según señala Del Moral. Con una financiación de 100.000 euros al año que aporta Fundación Iberdrola, se ha logrado marca casi 650 aves de 28 especies distintas, de las cuales han proporcionado información de utilidad más de 340 de 26 especies.
Según ha anunciado el director de la Fundación Iberdrola, Federico de la Hoz, el año pasado se hizo el primer estudio sobre aves en peligro y para este año se tiene previsto realizar dos o tres estudios más.
ACUERDOS GLOBALES
El conocimiento de cuáles son las rutas migratorias también sirve para atender, tanto en España como en el exterior, los problemas de conservación, según ha expresado la directora de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, quien recalca que es "muy importante" de cara a atender globalmente, no sólo el cambio climático, sino también la pérdida de biodiversidad.
Por este motivo, Ruiz ha adelantado que, con motivo del Día Internacional de las Aves Migratorias, SEO/BirdLife ha presentado una moción al próximo Congreso Internacional de la Naturaleza, que organiza la Unión para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y que ya ha sido aprobada, para solicitar a los países más ricos que atiendan los problemas de conservación de esos países donde las aves van a invernar.
Además de conocer las rutas migratorias de las aves, Ruiz apunta que la información que aporta el marcaje también es "muy útil" en otros aspectos. "Estamos detectando que todavía hay mucha gente que no cumple la ley", señala Ruiz, ya que en ocasiones, gracias al seguimiento de una especie, se puede saber si ha sido herida por humanos. Precisamente, el lema del Día Mundial de las Aves Migratorias 2016 es 'Pongamos fin a la caza furtiva y al comercio ilegal de aves'.
Igualmente, Ruiz añade que "toda esta información mapeada en cartografía va a permitir conocer cuáles son las zonas donde no pueden ponerse parques eólicos, porque son zonas sensibles a las rutas migratorias".
Asimismo, indica que el programa alerta también de qué está pasando con los efectos del cambio climático, y cómo se adaptan las aves a este fenómeno. Ruiz ha recordado que el cambio climático no sólo está afectando a las aves, sino a los humanos, como es el caso de las personas de las islas del Pacífico que emigran a Australia. "Las aves nos están avisando de que todos estos fenómenos de las rutas no solamente se producen en aves sino en humanos", ha mencionado.