Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Servicio Navarro de Salud pone en marcha un programa de mejora del uso de antibióticos en niños hospitalizados

Aproximadamente un 20% de las atenciones en urgencias por toxicidades farmacológicas son debidas a estos medicamentos
Desde este mes de enero, todos los niños hospitalizados en el Complejo Hospitalario de Navarra y en los hospitales García Orcoyen de Estella y Reina Sofía de Tudela con patologías infecciosas van a ser incluidos en un programa de optimización del uso de antibióticos (PROA) con el objetivo de mejorar sus resultados clínicos y minimizar los efectos adversos asociados a la utilización de estos fármacos, en especial la resistencia a los agentes causantes de infecciones.
Este protocolo ha sido presentado este martes por los doctores Javier Molina, Carmen Ezpeleta, Javier Guibert, Mercedes Herranz y Eva Rupérez, facultativos del CHN y miembros del grupo de diez profesionales de diferentes especialidades que han desarrollado el programa.
Tal y como han explicado, se va a elaborar una base de datos con los registros de todos los casos de ingresos de menores con patologías infecciosas y que vayan a ser tratados con antibióticos, y recogerá datos como el diagnóstico al ingreso, tipo de tratamiento, fármaco prescrito, dosis, duración, concordancia con el diagnostico en el momento del alta médica, efectos adversos, etc.
El estudio de los datos recogidos, que se hará trimestralmente, permitirá evaluar si el antibiótico prescrito, así como su dosis y la situación en la que se ha administrado han sido correctos, y establecer pautas de prescripción del medicamento ajustadas.
Está previsto que, una vez analizados los resultados, pueda extenderse su implantación al resto de servicios de hospitalización.
Paralelamente, el programa se acompañará de la implantación de otro tipo de medidas más generales: educativas, destinadas a la formación de los médicos, como la elaboración de guías con recomendaciones para el diagnóstico y tratamiento de las principales enfermedades infecciosas; restrictivas, con limitación del uso de determinados antibióticos; y medidas de ayuda a la prescripción, como son las guías de tratamiento o la creación de grupos multidisciplinarios de apoyo.
TOXICIDADES FARMACOLÓGICAS
Los antimicrobianos son uno de los medicamentos más utilizados en los hospitales: entre el 25 y el 41% de los pacientes ingresados son tratados con estos fármacos y aproximadamente el 60% recibe al menos una dosis durante su ingreso. Se calcula, además, que un 20% de las atenciones en urgencias por toxicidades farmacológicas son debidas a los antibióticos, principalmente en adultos.
Según ha informado el Gobierno en una nota, uno de los retos más importantes que plantea su uso es la resistencia de las bacterias a los antibióticos; de hecho, algunas infecciones comunes son muy difíciles de tratar porque los agentes causantes se hacen resistentes a los antibióticos utilizados, a lo que se añade que, según algunos estudios, en más del 50% de los casos la prescripción es inapropiada e incluso innecesaria, y mejorable en un 30-50% con una adecuada elección del medicamente y su posología.
El grupo de profesionales del Complejo Hospitalario de Navarra que integran el programa está formado por Carmen Ezpeleta (Microbiología); Luis Torroba (Microbiología); Judith Chamorro (Medicina Preventiva); Fernando Marcotegui (Farmacia); Mercedes Herranz (Pediatría); Javier Guibert (UCI Pediatría); Eva Rupérez (Urgencias de Pediatría); Noelia Ulibarrena (MIR Pediatria); Javier Molina (Oncología Pediátrica); Begoña Bermejo (Medicina Preventiva, Higiene Hospitalaria y Gestión Clínica); y Pedro Zabalza (coordinador de Historia Clínica).