Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seseña se echa a la calle para pedir "Justicia para Cristina"

Cientos de personas han tomado las calles de la localidad toledana de Seseña para mantener viva la imagen de Cristina Martín. Los vecinos han salido a la calle al grito de "justicia para Cristina", al tiempo que reclaman una reforma de la ley del menor. La familia se ha desvinculado de la iniciativa vecinal y prefiere por el momento respetar los cauces legales. La concentración también ha pasado por la casa del alcalde -tensión al pedir su dimisión- y por el cementerio, donde decenas de velas y mensajes recuerdan a la joven.
El regidor salió a la puerta de su casa y pidió a los presentes que no se utilizara políticamente este suceso y les dijo que se mantiene "con dignidad" en su puesto de alcalde porque no iba a ceder a las "presiones y enfrentamientos de grupos racistas", en alusión al partido ultraderechista Democracia Nacional.
Ante los periodistas el alcalde Fuentes declaró que Seseña es un pueblo multirracial en el que más del veinte por ciento de sus vecinos son de otras nacionalidades y se mostró partidario de debatir sobre la posible reforma de la Ley Penal del Menor, "pero, no al calor de lo acontecido".
El alcalde de Seseña ha venido expresando estos días su temor a que se registraran incidentes en el pueblo después de que en internet aparecieran fotografías sin enmascarar de la presunta autora de los hechos, una menor de 14 años de origen cubano, con mensajes racistas, pidiendo la pena de muerte y el endurecimiento de la Ley del Menor.
Durante la concentración, con presencia mayoritaria de vecinos de Seseña, se exhibieron pancartas alusivas a la reforma de la Ley del Menor, otras con la leyenda de "Cristina Martín de la Sierra, no te olvidaremos" y una tercera, de mayor tamaño, que rezaba "Contra el racismo antiespañol. Democracia Nacional".
Una de las jóvenes promotoras de la concentración a través de las redes sociales, Mercedes Vila, de 18 años y residente en Seseña, dijo a Efe que no se trataba de una marcha racista y precisó que aunque no conocía a Cristina le dolía lo sucedido.
Entre los manifestantes también estaba Julia C., vecina de esta localidad limítrofe entre Madrid y Toledo, quien dijo a Efe que había acudido con sus dos hijas pequeñas para pedir reformas en la Ley del Menor, ya que en este país, "sale gratis matar a alguien" y pidió a los socialistas que "se pongan las pilas".
Después de hacer la parada ante la casa del alcalde, los concentrados se dirigieron al cementerio, donde reposan los restos de Cristina, en cuyas puertas se guardó un minuto de silencio en memoria de la joven fallecida y se colocaron unas velas en su recuerdo, tras lo cual los concentrados se disolvieron en medio de una discreta vigilancia de la Guardia Civil.