Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicatos sanitarios acusan al Gobierno asturiano de declararles "la guerra" y ya hablan de huelga

Los sindicatos profesionales sanitarios asturianos han mostrado este jueves su total rechazo a la propuesta de regulación de la jornada ordinaria realizada por el Gobierno del Principado. Ni en la Mesa Sectorial ni en la Mesa General se ha llegado a ningún acuerdo. Los sindicatos acusan al Ejecutivo de declararles "la guerra" y ya hablan abiertamente de la posibilidad de realizar una huelga en el mes de octubre que afectaría a todo el sistema sanitario asturiano.
Así lo han puesto de manifiesto en una rueda de prensa el secretario del Sindicato médico del Principado de Asturias (Simpa), Antonio Matador, la secretaria general del Sindicato de Enfermeria (Satse), Margot Marqués, el secretario general del Sindicato de Celadores y Personal no Sanitario de Asturias (Sicepa), Francisco Fernández y la responsable del Sindicato de Auxiliares de Enfermería (USAE), María José Fernández.
"Es toda una declaración de guerra", ha insistido Matador, quien ha dicho que la Administración regional, de signo socialista, va "mucho más allá" de lo que la norma del Gobierno central sobre aumento de la jornada (de 35 a 35,7 horas) y quiere cambiarlo todo e "imponer métodos de la empresa privada".
A Tirador le sorprende la "falta de diálogo" que ha mostrado el Gobierno asturiano y que pretenda "ocultarse" en las medidas de Mariano Rajoy. Según ha explicado, de lo que se trataba era de trasladar a la legislación asturiana el aumento de jornada. Sin embargo, ha dicho que el Principado pretende cambiar "radicalmente" las condiciones de trabajo del personal sanitario.
Ha dicho que el Gobierno asturiano pretende convertir al sistema de salud asturiano en un "cortijo" donde la administración puede decidir discrecionalmente el tipo de jornada que realizan los profesionales. "Se va a trabajar cuando ellos digan, quitándonos muchos derechos además de dinero", ha señalado.
Los sindicatos consideran que con el plan del Gobierno habrá más de 1.000 personas que irán al paro procedentes del sistema de salud asturiano y que la calidad asistencial se va a resentir.
Y aseguran que en ninguna comunidad gobernada por el PP se aplican condiciones tan duras como las que pretende poner en marcha el Gobierno asturiano. María José Fernández lo ha definido como una "puñalada trapera" del Ejecutivo asturiano.
Han lamentado que el Ejecutivo no haya recurrido al constitucional los recortes en Sanidad. Francisco Fernández ha señalado que la propuesta del Gobierno asturiano supone trabajar 18 días más al año "y perdiendo dinero".
Margot Marqués ha insistido en el importante impacto que tendrá en el empleo los planes del Gobierno. "Cada hora de más que suben a un trabajador, supone una hora menos que un parado podría hacer", ha indicado, criticando los "abusos" que a su juicio pretende realizar la Administración asturiana.
María José Fernández ha insistido en que hay "otras maneras" de aplicar el incremento de la jornada pero que el Gobierno del Principado ha querido "castigar" al personal sanitario. A otros funcionarios, sin embargo, se les ha permitido ampliar la jornada en media hora, sin cambiarles otras condiciones.
Todos han criticado duramente al Gobierno del Principado y han hablado de realizar asambleas para informar a los compañeros que llegarán de vacaciones y se van a encontrar con estos planes del Gobierno. El conflicto está servido, anuncian, salvo que el Gobierno del Principado dé marcha atrás. Han dejado claro que estas movilizaciones, contra el Ejecutivo asturiano, irán separadas de las que se efectúen contra recortes de Rajoy.
No obstante, los sindicatos van a enviar al Gobierno una contrapropuesta antes del 1 de septiembre, aunque no son optimistas en vista de la "falta de diálogo" mostrada hasta ahora por el Ejecutivo asturiano.