Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sínodo de la Familia subraya que los homosexuales tienen dotes y cualidades que ofrecer a la comunidad cristiana

Los homosexuales tienen dotes y cualidades que ofrecer a la comunidad cristiana, según recoge la 'Relatio post disceptationem' Sínodo de la Familia que se celebra en el Vaticano hasta el próximo domingo 19 de octubre, y que recoge un resumen de las 265 intervenciones que se han escuchado hasta ahora.
El relator general del Sínodo, el cardenal húngaro Peter Erdö, ha expuesto este lunes el documento resumen de las conversaciones en torno al desafío de la familia en el contexto de la nueva Evangelización, que será la base para el documento final del Sínodo.
El documento cuenta con un apartado dedicado al argumento "acoger a las personas homosexuales". El informe presentado por el cardenal Erdö plantea que los homosexuales, "a menudo desean encontrar una Iglesia que sea casa acogedora para ellos" y plantea dos reflexiones: "¿Nuestras comunidades son capaces de serlo aceptando y evaluando su orientación sexual, sin comprometer la doctrina católica sobre la familia y el matrimonio?"; y "¿Somos capaces de recibir a estas personas, garantizándoles un espacio de fraternidad en nuestras comunidades?".
Se plantea, además, que la cuestión homosexual interpela a una "reflexión seria" sobre "cómo elaborar caminos realistas de crecimiento afectivo y de madurez humana y evangélica integrando la dimensión sexual" que, por lo tanto, "se presenta como un importante desafío educativo".
SIN EQUIPARACIÓN AL MATRIMONIO
Sin embargo, el resumen deja claro que "las uniones entre personas del mismo sexo no pueden ser equiparadas al matrimonio entre un hombre y una mujer" y subraya que no es aceptable que "se quieran ejercitar presiones sobre la actitud de los pastores o que organismos internacionales condicionen ayudas financieras a la introducción de normas inspiradas a la ideología género".
Por otro lado, se ha puesto de manifiesto, sin negar "las problemáticas morales" relacionadas con las uniones homosexuales, que hay casos en que "el apoyo mutuo, hasta el sacrificio, constituye un valioso soporte para la vida de las parejas".
En todo caso, el texto resalta que se deben poner siempre por delante "las exigencias y derechos de los pequeños" en relación a los niños que viven con parejas del mismo sexo.
Se trata de un documento resumen dividido en tres partes, precedido por una Introducción y con una conclusión final. La primera parte versa sobre la necesidad de escuchar el contexto y los desafíos a la familia; la segunda aborda la mirada a Cristo y al Evangelio de la familia; la tercera es una línea guía que se basa en la confrontación con las perspectivas pastorales.