Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sínodo de la Familia observa la precariedad laboral como un elemento disuasorio de los jóvenes hacia el matrimonio

La precariedad laboral es un elemento disuasorio de los jóvenes hacia el matrimonio, según expone la 'Relatio post disceptationem', que resume las 265 intervenciones que se han escuchado en el Sínodo de los Obispos sobre la Familia que se celebra en el Vaticano hasta el próximo domingo 19 de octubre.
Los 253 participantes del Sínodo de los Obispos reunidos en el Vaticano para afrontar los principales desafíos a la familia en el contexto de la nueva evangelización han advertido del "individualismo exasperado", de la economía que "aplasta" y de la "soledad" como las principales amenazas a la familia.
El relator general del Sínodo, el cardenal húngaro Peter Erdö, ha expuesto este durante la undécima Congregación general este texto que será la base para el documento final del Sínodo.
Así se ha puesto de manifiesto que uno de los principales desafíos de las familias es la "soledad", que destruye y provoca una "sensación general de impotencia" con relación a la realidad socioeconómica que muchas veces "termina por aplastar".
En este sentido, se ha advertido del "peligro" representado por un "individualismo exasperado" que desnaturaliza las relaciones familiares y termina por considerar a cada componente de la familia como una "isla", haciendo prevalecer, en ciertos casos, la idea de "un sujeto que se construye según sus propios deseos tomados como un absoluto".
Por otro lado, se ha constatado que en las sociedades africanas rige todavía la práctica de la "poligamia" y que en los países en que la comunidad católica es minoría son numerosos "los matrimonios mixtos" con todas las dificultades que conlleva en orden a la "configuración jurídica, la educación de los hijos y el recíproco respeto del punto de vista de la libertad religiosa, pero también con las grandes potencialidades del encuentro en la diversidad de la fe que estas historias de vida familiar presentan".
El documento también resalta que en muchos ámbitos no sólo occidentales se está desarrollando "la praxis de la convivencia antes del matrimonio o también de la convivencia no orientada a asumir la forma de un vínculo institucional". Además, se ha puesto sobre la mesa que hay muchos niños que nacen fuera del matrimonio y que el número de los divorciados "es creciente y no es raro el caso de opciones determinadas únicamente por factores de orden económico".
La 'Relatio post disceptationem' ha puesto énfasis en que "la condición de la mujer tiene que ser defendida y promovida" ya que, según recoge el documento, se registran muchas situaciones de violencia dentro de las familias. Además, advierte de que los niños son "frecuentemente objeto de disputas entre padres" y que ellos son las "verdaderas víctimas" de las laceraciones familiares.
Por otro lado, el documento expone cómo las sociedades afectadas por la violencia a causa de la guerra, del terrorismo o de la presencia de la criminalidad organizada, observan "situaciones familiares deterioradas". Además, el informe concreta que las "migraciones" representan otro signo de los tiempos para afrontar y comprender, con toda la carga de consecuencias sobre la vida familiar.