Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sismo de 5,5 grados sacude unas regiones chilenas afectadas por el terremoto de febrero

Las regiones del Maule y del Biobío se han visto afectadas en los últimos días por varios temblores de mediana magnitud, entre ellos un sismo de 5,8 grados Richter ocurrido el 29 de junio, otro de 5,6 grados registrado el 1 de julio. EFE/Archivotelecinco.es
Un sismo de 5,5 grados Richter sacudió hoy las regiones chilenas del Maule y del Biobío, las más afectadas por el terremoto de febrero, sin que hasta el momento se haya informado de daños personales o materiales.
Éste es el cuarto temblor superior a 5 grados Richter que se registra en esa zona en la última semana.
Según informó el Servicio Sismológico de la Universidad de Chile, el sismo se produjo a las 9.54 hora local (13.54 GMT) a 45 kilómetros de profundidad bajo tierra firme y tuvo su epicentro en las cercanías de Cauquenes, en la región del Maule, a 350 kilómetros al sur de Santiago.
El movimiento telúrico alcanzó una intensidad de V grados en la escala de Mercalli, que va de uno a doce, en las localidades de Longaví, Parral, Talca, San Javier y Yerbas Buenas, y de IV grados en Linares, Cauquenes, Peyuhue y Villa Alegre, todas ellas en el Maule.
En la vecina región del Biobío, el sismo tuvo una intensidad de III grados en Concepción y de II grados en Tomé.
También alcanzó II grados en las ciudades de San Fernando y Rancagua, ambas en la región de O'Higgins, así como en la Región Metropolitana de Santiago, de acuerdo a la información proporcionada por la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi).
Las regiones del Maule y del Biobío se han visto afectadas en los últimos días por varios temblores de mediana magnitud, entre ellos un sismo de 5,8 grados Richter ocurrido el 29 de junio, otro de 5,6 grados registrado el 1 de julio y otro temblor de 5,1 grados detectado un día después.
Esta zona fue también la más dañada por los efectos del terremoto de 8,8 grados Richter y por el posterior tsunami que el pasado 27 de febrero causaron medio millar de muertos y pérdidas por 30.000 millones de dólares.