Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Sociedad Española de Reumatología a favor de los fármacos biosimilares al incrementar o de la oferta terapéutica

La llegada a principios del próximo años de los fármacos biosimilares a la Reumatología origina, según la Sociedad Española de Reumatología (SER), un momento crucial para el tratamiento de la especialidad ya que, más allá de ahorro que puede suponer, su llegada "va a mejorar el acceso de los pacientes reumáticos a las terapias biológicas".
Ante las posibles dudas y recelos entre los médicos y los pacientes, ha realizado un documento de posicionamiento donde se considera "imprescindible" preservar la libertad de prescripción de los médicos que realizan la indicación de fármacos según las características y circunstancias individuales de cada paciente, sin olvidar los aspectos económicos que se derivan de dicha actuación.
"La elección de un fármaco innovador o su biosimilar es responsabilidad exclusiva del médico prescriptor", y, por tanto, su uso "óptimo" requiere diálogo e interacción continuos entre médicos, farmacólogos y entidades reguladoras, con la intención de preservar el derecho a la salud de los pacientes, con el objetivo de ofertar a los mismos, productos de calidad eficaces y seguros.
"Los requerimientos para la comercialización de fármacos biosimilares son muy estrictos y están muy armonizados entre las principales agencias reguladoras, lo que garantiza que la autorización de un biosimilares se basa en la demostración de que las diferencias con respecto al medicamento innovador no tienen ningún efecto relevante sobre la seguridad y eficacia clínica del producto", añaden.
La SER, en consonancia con la Agencia Europea del Medicamento (EMA), considera que no se puede equiparar un biosimilares a un genérico. "Mientras que un fármaco genérico es una copia química exacta de su fármaco modelo, el biosimilares pueden mostrar diferencias potencialmente relevantes en su estructura respecto al fármaco innovador debido a que sus procesos de producción no son idénticos", explican.
Asimismo, ante posibles dudas, recuerda que los fármacos biosimilares están sujetos a un seguimiento de seguridad adicional, es necesario crear registros de farmacovigilancia específicos. La SER, que tiene amplia experiencia en estos registros, se ofrece para llevar a cabo estos estudios de seguridad.