Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solo una de cada 10 personas con apnea del sueño está diagnosticada y recibe un tratamiento específico y adecuado

Sólo una de cada 10 personas con apnea del sueño está diagnosticada y recibe un tratamiento específico y adecuado, según ha asegurado el especialista del servicio de Neumología del Hospital Universitari Arnau de Vilanova, Ferrán Barbé Illa, con motivo de la celebración del 'XIV Foro de Debate 'Hot Topics' en Apnea del Sueño', organizado con la colaboración del departamento de Salud de la Generalitat catalana y Oximesa.
"La apnea del sueño afecta a una cifra de personas que oscila ya entre el 4 y el 6 por ciento de la población adulta española y a entre al 1 y al 3 por ciento de los niños. En este sentido, el sexo masculino, la edad avanzada y, sobre todo, la obesidad son los principales factores de riesgo para padecer una apnea del sueño, al igual que el consumo de tabaco, la ingesta de alcohol y el consumo de pastillas para dormir", ha señalado el experto.
La apnea del sueño tiene consecuencias, sobre todo, en el aparato circulatorio. Además de provocar un importante deterioro de la calidad de vida, la apnea del sueño multiplica el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, y es especialmente evidente la fuerte vinculación que existe entre apnea del sueño e hipertensión arterial.
Asimismo, estudios realizados en España han mostrado que la apnea del sueño aumenta entre 2 y 3 veces el riesgo de padecer hipertensión arterial. También, se ha comprobado que hasta el 80 por ciento de los pacientes con hipertensión arterial grave tienen apnea del sueño y que, al tratarla eficazmente, se mejora significativamente el control de la presión arterial.
"Debe ser considerada como una enfermedad tan importante como la hipertensión arterial o la diabetes, ya que afecta a un número elevadísimo de personas, tiene destacadas consecuencias a nivel cardiovascular, admite distintos grados de presentación, desde formas muy leves hasta otras graves, y tiene un tratamiento eficaz", ha apostillado Barbé.
Finalmente, el especialista ha recomendado que, para mitigar este problema de salud, el modelo asistencial "más deseable" de abordaje de la apnea del sueño debe sustentarse en la organización asistencial en red y en la estratificación del riesgo del paciente. "Una vez identificado y diagnosticado el enfermo con apnea del sueño, y cuando ya se ha instaurado un tratamiento adecuado, se debe establecer un estricto seguimiento desde la Atención Primaria", ha zanjado.