Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Superior general de los jesuitas invita a descubrir con el nuevo santo la "restauración" como modo de ser de la Compañía

El superior general de la Compañía de Jesús, Adolfo Nicolás, invita a tomar como "ejemplo" al nuevo santo español, el jesuita José de Anchieta para descubrir que la "restauración" debe representar para ellos "el modo de ser".
En una carta enviada a los jesuitas, el superior general precisa que su canonización permite rescatar la figura "polivalente, motivadora y de extrema actualidad" de José de Anchieta que se suma a la de Pedro Fabro.
"Los dos, con la intensidad de su vida, nos invitan a descubrir que la restauración, más que ser para nosotros un mero acontecimiento histórico, debe representar el modo de ser siempre presente, en un cuerpo apostólico en continua recreación", precisa.
También le pone como ejemplo de "itinerancia" con todo lo que implica de "libertad espiritual, de disponibilidad y capacidad de discernir y de tomar opciones" y se pregunta si esta no debiera ser una de las características indispensables de su cuerpo apostólico.
"El continuo peregrinar de Anchieta, casi una forma de vida, podría inspirar hoy día y alentar nuestra búsqueda de movilidad apostólica, para responder a los desafíos que nos plantean las nuevas fronteras", apunta.
También subraya su capacidad para organizar la misión de modo vertebrado, integrando las distintas presencias apostólicas y las diferentes dimensiones en un solo proyecto diversificado y complejo, pero único.
Para la Compañía de Jesús, la canonización de José de Anchieta es una ocasión de reanudar con intensidad la búsqueda de aquellos horizontes que él persiguió: la sensibilidad ante la diversidad étnica y la pluralidad religiosa, cultural y social; y el desarrollo incansable de una fresca libertad creativa y una responsable capacidad de improvisación.