Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los suplementos para mejorar la memoria no son tan eficaces en personas sanas

Los suplementos alimenticios para mejorar la memoria no han demostrado ser eficaces en personas sanasInformativos Telecinco

Los suplementos alimenticios para mejorar la memoria no han demostrado ser eficaces en personas sanas, según muestra el libro 'Cómo invertir en tu cerebro: una guía sharpbrains para mejorar su mente y su vida', escrito por Álvaro Fernández Ibáñez y Elkhonon Goldberg.

Parece que no son tan buenos como creíamos. Y es que según Álvaro Fernández Ibáñez y Elkhonon Goldberg en su libro: 'Cómo invertir en tu cerebro: una guía sharpbrains para mejorar su mente y su vida', las pastillas para reforzar la memoria no demuestran que sean eficaces en personas sanas.
A su vez, los expertos niegan que el café perjudique al cerebro aunque han reconocido que tomarlo no tiene "ningún efecto protector probado". Lo que sí se ha demostrado que daña la memoria es el consumo excesivo de alcohol pese a que, también, hay estudios que apuntan que, en moderación, las bebidas alcohólicas pueden retrasar el declive cognitivo.
Además, en lo que no hay dudas es en que el tipo de alimentación puede mejorar el rendimiento de la memoria y otras funciones cerebrales. En este sentido, un meta-análisis patrocinado por las autoridades sanitarias en Estados Unidos ha mostrado que la dieta mediterránea es la que ofrece mayores garantías para retrasar problemas cognitivos.
Por ello, es recomendable consumir verduras, frutas, cereales y grasas no saturadas para mejorar la salud cerebral y, por el contrario, evitar avisar de los lácteos, carne y grasas saturadas. A todo esto, hay que añadir la glucosa, combustible "fundamental" para el cerebro, el cual no puede almacenarlo y depende del flujo sanguíneo para conseguirla.
No obstante, es importante prevenir y cuidar la diabetes dado que ya hay algunos neurólogos que se refieren a la enfermedad del Alzheimer como la diabetes tipo 3. Además, es necesario cuidar también los niveles de obesidad ya que estudios recientes han apuntado a una relación dinámica entre el peso y la cognición.
Los autores del manual recomiendan para tener una buena salud cerebral consumir ácidos grasos omega 3, presentes en el salmón, atún y en algunos frutos secos como, por ejemplo, las nueces.