Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo brasileño dará mañana su fallo sobre la reserva indígena "Raposa Serra do Sol"

El Supremo Tribunal Federal de Brasil dejó pendiente hoy, por tercera vez, una decisión sobre una reserva indígena en la frontera con Venezuela y Guayana, por las dudas de un juez en relación a la "soberanía nacional", entre otros asuntos.
El caso, que enfrenta a indios y empresarios del norteño estado de Roraima, fue debatido ya dos veces el año pasado en el Supremo, que hoy volvió a suspender su fallo debido a que dedicó la jornada a escuchar al magistrado Marco Aurelio Mello, que había pedido aplazar el debate en diciembre pasado, tras alegar dudas sobre el proceso.
Hasta ahora, la creación de la reserva cuenta con nueve votos a favor y uno en contra, pero aún falta exponer uno de los magistrados y cualquiera de ellos podrá cambiar de opinión mientras el proceso continúe abierto.
El presidente del Supremo Tribunal, Gilmar Mendes, el único que aún no ha presentado su opinión, convocó una nueva sesión para mañana, cuando se espera que sí sea emitido el fallo definitivo.
Mello reforzó hoy las dudas expresadas en diciembre y fue más allá, al afirmar que el proceso adolece de distintos "vicios" de forma, que, en su opinión, deben llevar a anular el juicio y abrir otro sobre el mismo caso, a la luz incluso de la soberanía nacional, por tratarse de zonas fronterizas.
En su larga argumentación, Mello citó hasta el carácter polémico del Gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez.
"Venezuela es el país que más tensiones causa en el ámbito regional" y "las regiones fronterizas son siempre propicias a tensiones", señaló Mello.
El magistrado también recordó el incidente en que murió el ex jefe de las FARC "Raúl Reyes", abatido en suelo ecuatoriano durante una incursión de las Fuerzas Armadas de Colombia, como ejemplo de lo delicadas que son las zonas limítrofes.
Asimismo, Mello calificó de "preocupante que haya tantos ojos internacionales mirando hacia la Amazonía", una región que "debe ser defendida paso a paso por todos aquellos que se dicen comprometidos con el Brasil de mañana", apuntó.
La reserva "Raposa Serra do Sol" es la más extensa de las 600 que existen en Brasil y ocupa 1,7 millones de hectáreas, que equivalen a casi el 8 por ciento del territorio del estado de Roraima.
Está habitada por 18.000 indios de las etnias Macuxí, Taurepang, Wapixana, Ingarikó y Patamona que reclaman su "derecho ancestral" sobre esas tierras, las cuales disputan con empresarios dedicados al cultivo de arroz, que operan en la zona desde hace más de diez años.
La reserva fue creada en 2005 y los empresarios apelaron al Supremo Tribunal con la intención de que se les permita permanecer en esas tierras, que deberán abandonar si la decisión consagra la legalidad del decreto gubernamental.
La primera audiencia fue en agosto del año pasado, pero el fallo quedó en suspenso ante las dudas manifestadas por un magistrado, que pidió más tiempo para examinar el caso, y lo mismo ocurrió luego en diciembre.