Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo confirma la pena a un joven por agredir sexualmente a dos chicas en Santiago

Vista de los miembros del Tribunal Supremo, en Madrid. EFE/Archivotelecinco.es
El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena de 21 años y once meses de prisión impuesta a un joven por robar y agredir sexualmente a dos chicas e intentarlo con otra en Santiago de Compostela entre 2007 y 2008.
Así lo ha acordado la Sala de lo Penal en una sentencia, en la que desestima el recurso de Iver O.S. contra la dictada por la Audiencia Provincial de La Coruña en octubre de 2009.
La primera agresión sexual tuvo lugar en noviembre de 2007 en un parque, mientras que la segunda fue dos días después en el casco viejo de Santiago de Compostela.
Según explica la sentencia, el acusado, en enero de 2008, abordó a otra chica cuando ésta regresaba a su domicilio y al no lograr su propósito huyó con su bolso.
A todas ellas se les acercó por detrás, las agarró por el cuello y las empujó contra alguna pared, y después de taparles la boca para que no gritasen les pidió que no le mirasen.
El joven fue condenado a diecinueve años de cárcel por dos delitos de agresión sexual, a once meses de prisión por agresión sexual en grado de tentativa y a dos años más por robo con violencia e intimidación.
El Alto Tribunal concluye que la Audiencia de La Coruña dispuso de elementos probatorios determinantes como las declaraciones de las víctimas, que "han de ser tenidas en cuenta como bastantes".
"No resulta concebible la existencia de motivos espurios en sus denuncias, tales como animadversión o malquerencia contra el denunciado, además de que relataron lo acontecido con insistencia y firmeza y en todo momento sin contradicciones relevantes", añade.
La resolución recuerda que además no sólo el propio recurrente llegó a admitir relaciones sexuales con alguna de las víctimas, sino que "existen restos biológicos de tales relaciones", que corroboran su identidad como partícipe de las mismas "con unos porcentajes de probabilidad realmente altísimos".
El condenado fue detenido por agentes de la Brigada de la Policía Judicial de Santiago en enero de 2008 cuando tenía 20 años.