Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo rebaja la condena a Nanysex por abusos a cinco niños

Imagen de archivo de 'Nanysex'. Foto: EFE/Archivotelecinco.es
El Tribunal Supremo (TS) ha rebajado de 58 años de prisión a 44 años y medio la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Madrid a Álvaro I.G, alias "Nanysex", por abusar sexualmente de cinco niños de uno y dos años entre 2002 y 2004, en Collado-Villalba (Madrid) y en Murcia. Así, el Alto Tribunal ha estimado parcialmente el recurso del acusado contra la sentencia dictada por la Audiencia madrileña en julio del año pasado.
El TS acuerda que no procede la circunstancia agravante de abuso de confianza, pues al condenado ya se le ha aplicado la de especial vulnerabilidad de la víctima, "constituyendo esa especial vulnerabilidad que los menores estaban al cuidado del recurrente".
"La doctrina de esta Sala ha declarado que no se puede valorar dos veces una misma situación fáctica para dar lugar a una doble situación de agravación", explica la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Joaquín Gímenez.
El TS también rebaja de 31 años y medio de cárcel a 25 años la condena impuesta a José G.C. y de 14 años y medio a 10 años y medio la de Eduardo S.M. por los mismos hechos, mientras que confirma la condena a 3 años de prisión a Antonio O.M. por difundir y distribuir material pornográfico.
En el juicio, "Nanysex" reconoció que abusó de los cinco niños y manifestó que le habían ofrecido someterse al tratamiento de castración química, al que accedería "si fuera necesario".
Álvaro I.G, que fue detenido por la Policía el 26 de mayo de 2005, se ofrecía como "canguro" para acercarse a los niños y grababa sus actos de abusos a menores en vídeos que posteriormente intercambiaba con los otros procesados a través de Internet.
La Audiencia madrileña consideró probado que "Nanysex" además de efectuar tocamientos a los niños, les obligaba a practicarles felaciones y se masturbaba en presencia de los menores, aprovechando su trabajo de canguro.