Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo rebaja cinco años la condena a la madre de Alba

Imagen de archivo de la pequeña Alba. Foto: Informativos Telecinco.telecinco.es
Así lo ha acordado la sala de lo penal del TS en una sentencia, en la que estima el recurso interpuesto por la madre de la menor, Ana María Cano, contra la dictada por la Audiencia Provincial de Barcelona el pasado mes de enero.
En concreto, el Alto Tribunal absuelve a la madre de la niña del delito de lesiones por el que fue condenada a cinco años de cárcel y mantiene que sea condenada a seis meses por un delito contra la integridad moral, a doce años por lesiones y a tres años por un delito de malos tratos habituales. 
Los hechos se remontan al año 2005, cuando la madre de Alba inició una relación sentimental con Pérez, compartiendo domicilio en la localidad de Montcada i Reixach (Barcelona).
El 18 de diciembre de 2005, Alba, que en aquel entonces tenía cuatro años, fue ingresada en un hospital con diversas lesiones de gravedad. La niña tuvo que volver a ser ingresada el 4 de marzo de 2006 con un hematoma en la cabeza y en estado de coma.
La sentencia de instancia consideró probado que todas las lesiones fueron causadas por Pérez y que Cano era “perfectamente conocedora” de las agresiones que sufría su hija.
Así, en la sentencia de este martes, los magistrados del Tribunal Supremo han retirado a la madre uno de los delitos de lesiones al entender que no tuvo conocimiento previó de la agresión a la que su compañero sentimental iba a someter a su hija.
"No resulta para la misma el requerido conocimiento de ninguna situación de peligro para la niña que determinara su deber de actuar en protección de la misma, poniéndola a salvo de las agresiones y lesiones", señala la sentencia. EPF