Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suspenden las clases en tres provincias argentinas por el avance de la gripe A

Las autoridades de San Luis anunciaron la suspensión de clases por una semana en todos los colegios de la provincia, que registra 5 casos de la enfermedad y otros 30 sospechosos. EFE/Archivotelecinco.es
Las provincias argentinas de Santa Fe, San Luis y Santiago del Estero suspendieron hoy las clases por el avance de la gripe A en el país, que hasta ahora ha causado 28 muertos y enfermado al menos a 1.587 personas, informaron fuentes oficiales.
La suspensión de las clases por la expansión del virus AH1N1 coincide además con la renuncia presentada hoy por Graciela Ocaña a su cargo como ministra argentina de Salud, en cuyo lugar asumirá Juan Manzur.
El Gobierno de Santa Fe, una de las provincias más pobladas de Argentina, suspendió las clases en todos los centros educativos durante 15 días y como el 13 de julio próximo comienzan las vacaciones de invierno en los escuelas y universidades del distrito, los alumnos se quedarán sin clases hasta fines del mes siguiente.
La medida sanitaria fue aplicada después de que este domingo se anunciara que las dos últimas víctimas fatales de la enfermedad han sido jóvenes residentes de Santa Fe, que con unos 2,7 millones de habitantes es el cuarto distrito más poblado de Argentina, el país suramericano con mayor número de muertes por la enfermedad.
Por su parte, el Gobierno de la norteña Santiago del Estero también anunció la suspensión de las clases, el adelantamiento de las vacaciones de invierno en los establecimientos y declaró la emergencia sanitaria por 90 días.
La administración de esta provincia, cuyas escuelas volverán a abrir sus puertas el próximo 17 de julio, tomó estas medidas luego de confirmar 12 casos de jóvenes afectados por la gripe A en ese distrito.
A tono, las autoridades de San Luis anunciaron la suspensión de clases por una semana en todos los colegios de la provincia, que registra 5 casos de la enfermedad y otros 30 sospechosos.
El ministro de Medio Ambiente de San Luis, Eduardo Gomina, dijo además que la provincia estudia la posibilidad de otorgarles licencia a las embarazadas que trabajan en la administración pública local.
En este contexto, el Gobierno de la provincia de Entre Ríos señaló hoy que reforzará la atención en los hospitales y centros de salud del distrito para enfrentar la expansión de la enfermedad.
La mayoría de los muertos e infectados son residentes de la capital argentina y su populoso conurbano, que en conjunto reúnen a unos 12 millones de habitantes, por lo que expertos y organizaciones sanitarias insisten en que se debe declarar una "emergencia nacional" para combatir la pandemia.
Se espera que tal medida de emergencia sea tomada en las próximas horas por el "comité de crisis" contra la gripe A creado por el Gobierno argentino.
El comité mantendrá hoy un nuevo encuentro horas después de la renuncia de Ocaña, decisión que fuentes oficiales vinculan al avance de la gripe A, la epidemia de dengue que este año afrontó el país y el enfrentamiento de la ministra con el titular de la mayor central sindical, Hugo Moyano.
La renuncia se produjo además después de la derrota que sufrió el oficialismo durante las elecciones legislativas de este domingo en los principales distritos electorales del país.
Cientos de votantes acudieron a las urnas con mascarillas para evitar contagiarse la enfermedad, mientras que en "zonas de riesgo" se distribuyó alcohol en gel y almohadillas para mojar el dedo que se emplea para pegar los sobres de votación sin usar saliva.
Las organizaciones sanitarias afirman que el número de personas infectadas en el país "es sustancialmente mayor" al oficial y que los hospitales están "al borde del colapso".