Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suspendidas las exportaciones de loro gris o loro yaco desde el Congo por el riesgo de extinción de la especie

El comité permanente del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) ha suspendido las exportaciones de loro gris o loro yaco (Psittacus erithacus) desde la República Democrática del Congo, su principal comercializador, con motivo del riesgo de extinción que tiene la especie con motivo de su captura para su venta ilegal, según ha informado SEO/BirdLife.
La organización recueda que la Unión Europea (UE) sólo permite, por motivos sanitarios, la comercialización de loros yaco criados en cautividad, como ocurre con el resto de las importaciones de aves silvestres. Fuera de este supuesto, el comercio de especies protegidas puede ser constitutivo de delito de acuerdo con normativa aprobada en 2007 por la Comisión Europea.
Con anterioridad a esta legislación de 2007, se podían importar ejemplares capturados en libertad siempre que cumplieran con la aprobación de CITES, que asigna cuotas de exportación a cada país. El problema es que, con cierta frecuencia, el cupo se superaba, lo que derivaba en sanciones o prohibición temporal de venta de ejemplares de determinados países.
ENTRE UN 90-99% MENOS DE LOROS YACO
Para demostrar el riesgo de extinción de esta especie, la organización pone como ejemplo la situación del loro yaco en Ghana, donde se calcula que se ha perdido entre el 90% y el 99% de sus loros yaco en las últimas décadas, cifras que rozan casi la extinción. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio realizado en el país africano, y que ha sido publicado en la revista 'Ibis', por investigadores de Ghana y Reino Unido, en colaboración con Manchester Metropolitan University y BirdLife International.
Según ha comentado el autor principal del estudio, Nathaniel Annorbah, de la Manchester Metropolitan University, algunas de las áreas que han visitado para la investigación contaban con "un puñado de loros", cuando veinte años atrás se podían ver "hasta 1.200 individuos".
Por este motivo, los autores se cuestionan si debería seguir existiendo el comercio de la especie en la zona del África central y estiman que debería reconsiderarse el nivel de amenaza reflejado en la Lista Roja de la IUCN, tanto para el loro gris como para una especie taxonómicamente muy emparentada, el pequeño loro gris (Psittacus timneh), especie endémica de los altos bosques de Guinea y sabanas colindantes.
Tal y como indica Stuart Marsden, también de la Manchester Metropolitan University, "es muy probable" que el comercio ilegal de loros yacos haya contribuido a los declives poblacionales posteriores a 1990. "Este dato viene avalado por el hecho de que la población de estos loros siguió en descenso, hasta en un 95%, incluso aunque el comercio se ilegalizó entre 1991 y 2012 y las exportaciones reportadas por Ghana apenas alcanzaron los 35 individuos en ese periodo", ha añadido Marsden.
Sin emargo, además del comercio ilegal, los autores citan como impactos negativos para la especie la deforestación y las prácticas silvícolas abusivas derivadas de las explotaciones madereras como causas de su declive poblacional, ya que se trata de una especie de hábitos forestales, que hace los nidos en cavidades de grandes árboles.