Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sustraen un equipo radiactivo de baja actividad en Sevilla y el CSN pide que ni se abra ni manipule

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha sido informado de la sustracción de un equipo para la medida de densidad y humedad del terreno con dos fuentes radiactivas de baja actividad (una de cesio-137 y otra de americio- 241/berilio) por lo que ha pedido que, en caso de localizar el material, se debe evitar su manipulación y avisar a las autoridades, policía o servicio de atención de urgencias (112).
El CSN detalla que la sustracción se produjo en un vehículo estacionado en la avenida de las Ciencias número 36 (Sevilla), siendo la propietaria del equipo la empresa Centro de Estudios de Materiales y
Control de Obra, SA (CEMOSA).
El equipo sustraído contiene fuentes radiactivas de categoría 4, en una escala de 1 a 5 establecida por el Organismo Internacional de Energía Atómica, siendo la 5 la categoría menos peligrosa. Así, la categoría 4 se denomina 'Improbable que sea peligrosa para las
personas' porque dada su radiactividad, no entraña riesgos radiológicos mientras se mantenga íntegro y cerrado, puesto que las fuentes radiactivas se encuentran en su interior, protegidas y encapsuladas.
El CSN añade que sí podrían presentarse riesgos en caso de apertura o destrucción del equipo que dejen las fuentes sin sus protecciones por lo que pide evitar su manipulación y avisar a las autoridades en caso de localizar el equipo.
Con el fin de ayudar a su identificación, el CSN ha difundido la descripción del material: una maleta portadora de color naranja de dimensiones 80x50x50 centímetros aproximadamente, con una apertura superior con doble cierre de seguridad; y equipo de color naranja con forma de caja, asa metálica en la parte superior, pantalla de cristal con un teclado numérico y un tubo metálico donde se aloja una de las fuentes radiactivas. Tanto la maleta como el equipo disponen de la señalización de material radiactivo, según concluye el CSN.