Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suu Kyi defiende su derecho a presentar más testigos ante la justicia birmana

Un manifestante birmano levanta el puño junto a un retrato de la líder opositora birmana Daw Aung San Suu Kyi durante una manifestación en Bangkok (Tailandia) el pasado 19 de junio. EFE/Archivotelecinco.es
La opositora birmana y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, defendió hoy a través de sus abogados en un tribunal superior de Birmania (Myanmar) su derecho a presentar más testigos en el juicio que se sigue contra ella por violar en mayo los términos del arresto domiciliario que cumplía desde 2003.
La corte de justicia escuchó los argumentos presentados por los letrados de Suu Kyi y la fiscalía, y se levantó la sesión sin que se difundiera la fecha para el fallo.
Suu Kyi, quien cumplió 64 años el viernes pasado encerrada en la penitenciaría de Insein, a las afueras de Rangún, desea que testifiquen en su favor Tin Oo y Win Tin, según informaciones de su formación política, la Liga Nacional por la Democracia (LND), llegadas a Bangkok.
Tin Oo es vicepresidente de la LND y cumple arresto domiciliario, mientras que el periodista Win Tin pertenece al comité central de la LND y fue el preso político más veterano de Birmania hasta su excarcelamiento el año pasado.
Los dos jueces militares que juzgan a la opositora birmana, hija del héroe de la independencia, Aung San, rechazaron tres de los cuatro testigos que la defensa propuso.
Suu Kyi recurrió en los juzgados de Rangún y consiguió que le aceptasen otro testigo, pero no Tin Oo y Win Tin, por lo que acudió a una magistratura superior.
Por otro lado, el juicio contra Suu Kyi fue aplazado hoy de manera indefinida mientras se decide el asunto de los testigos, cuando estaba prevista su reanudación el 26 de junio.
En caso de ser hallada culpable, la Nobel de la Paz de 1991 se enfrenta a una pena de entre tres y cinco años de prisión y no podrá concurrir a las elecciones parlamentarias del año próximo.
El enviado especial de la ONU para Birmania, Ibrahim Gambari, tiene previsto llegar mañana al país asiático para preparar una posible visita del secretario general del organismo multilateral, Ban Ki-moon.
Gobiernos, políticos y personalidades de todo el mundo piden desde hace un mes la liberación de Suu Kyi.