Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se erige como un ejemplo de superación tras vencer a la desfiguración de su rostro

Se erige como un ejemplo de superación tras vencer a la desfiguración de su rostroChannel 4

Con 34 años de edad y natural de Colchester, una ciudad de Essex, Inglaterra, Tammy Saunders se ha convertido en un ejemplo internacional de superación después de describir cómo ha superado a la enfermedad que le dejó la cara completamente desfigurada, la septicemia meningocócica. A pesar de las dificultades que le impone la sociedad por su apariencia, ha demostrado con su fortaleza que la confianza en uno mismo emerge desde el interior de cada uno.

La historia de Tammy Saunders, mujer de 34 años natural de Colchester, una ciudad de Essex, Inglaterra, ha conseguido conmover a medios locales e internacionales y se ha erigido en todo un ejemplo de superación. Porque esa es precisamente la palabra que mejor describe su vida, inmersa en una lucha constante.
Desde que era adolescente, Tammy se sentía incómoda con su cuerpo y con su personalidad. Le daba miedo exponerse a la mirada de los demás y evitaba acometer cualquier actividad que llevase implícita interactuar con un grupo amplio de personas debido a su timidez.
Sin embargo, por fortuna, su familia siempre ha sido un apoyo al que aferrarse y fue su madre la que decidió la mejor manera de abordar la situación: mandarla a trabajar a un restaurante. Una terapia de choque que atacase directamente el problema de su hija.
De este modo, aterrada pero sin otra salida, Tammy hizo frente al reto que su madre le puso por delante y pronto consiguió hacerse un hueco entre las empleadas más competentes del lugar. Aprendió a desarrollar habilidades sociales y terminó por convertirse en una profesional carismática, alegre y a la que a cualquiera le gusta encontrar.
De esta manera salió adelante y consiguió también una carrera, un novio y un hogar. Su vida se había convertido en buena parte de lo que había soñado, pero pronto el destino y la tragedia frustró toda su ilusión y la devolvió al punto de partida: a la de aquella Tammy que no creía en sí misma, que tenía miedo de la sociedad y no se sentía ni útil ni valorada.
Diagnosticada de septicemia meningocócica, esta terrible enfermedad que se enmarca dentro de una cepa de meningitis que causa el envenenamiento de la sangre la golpeó en plenas Navidades a sus 32 años. La infección rápidamente se propagó por su cuerpo y varios de sus vasos sanguíneos reventaron provocando graves hemorragias internas. Además, sus extremidades comenzaron a necrosarse y perdió parte de su piel en diversas zonas del cuerpo. Tal fue la agresividad de la enfermedad que incluso llegó a perder la mitad inferior de la nariz y casi todos sus labios, dejándole un rostro desfigurado.
En este momento, Tammy se encontraba hundida, pero tras pasar muchos días en el hospital consiguió superar a la enfermedad y fue entonces cuando comenzó su siguiente batalla: recuperar la confianza que había perdido.
Aunque al principio le resultó extremadamente difícil lidiar con las miradas, susurros y comentarios de muchas personas que se fijaban en ella como si fuera una criatura extraña, aprendió a ignorar este aspecto para dar protagonismo a todo lo positivo que le decían sus amigos y familiares. "Si le he ganado a la muerte, por qué no voy a superar esto", se dijo a sí misma.
Fue entonces cuando comenzó a recapacitar y pensar que la persona que había conseguido ser no podía haber desaparecido. No se la podía haber robado la enfermedad.
Decidida entonces a salir adelante, se apuntó al programa de la cadena británica Channel 4 denominado 'The Undeateables', que protagonizan personas en condiciones difíciles encontrar una cita.
Gracias a ello, dio el último paso para su recuperación psicológica y volvió a encontrar la ilusión por vivir, por amar a las otras personas y por sentirse amada y feliz de poder vivir junto a las personas que la quieren, la respetan, y con las que comparte experiencias.
Hoy su camino continúa, y consciente de que nunca estará exenta de sufrir altibajos, reitera que se centrará en el poder de sus virtudes y sus puntos fuertes, porque ahora, tal y como expresa en declaraciones recogidas por la bbc, sabe que la confianza emerge desde el interior de cada uno.