Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Técnicos del CSN denuncian que se infravalora públicamente su trabajo para ocultar fallos en la gestión de las centrales

La Asociación Profesional de Técnicos en Seguridad Nuclear y Protección Radiológica del Consejo de Seguridad Nuclear (ATECSN) han denunciado la "política de silencio" que practica el regulador, y que infravalora su trabajo, con el objetivo de ocultar que en las centrales nucleares se cometen fallos de gestión.
A través de una carta informativa interna, a la que ha tenido acceso Europa Press, la asociación lamenta que actualmente existe un "desánimo generalizado" entre los técnicos trabajadores del regulador al constatar que su trabajo no es valorado ni tiene repercusión pública porque "significaría evidenciar que los titulares de las instalaciones nucleares cometen fallos".
"El regulador no hace visible hacia el exterior sus logros como administración pública puesto que reconocer su labor eficaz de supervisor significaría aceptar que existen fallos de los entes regulados, y en la política actual del organismo, eso es inadmisible", señala el texto.
La misiva también critica que se haya trasladado al público una imagen de "un organismo funcionarial que realiza un trabajo protocolario y meramente administrativo" y no la de un cuerpo técnico "cuya labor ha evitado la ocurrencia de accidentes y detecta problemas de forma continuada".
PIDEN AL CSN UNA REFLEXIÓN
Ante esta situación, el sindicato pide al Pleno del CSN una reflexión general sobre su gestión y les invitan a "salir de su burbuja de desinformación" en la que, a su juicio, se encuentran por no tener contacto directo con la realidad de los trabajadores.
En este sentido, aseguran que hay "muchas voces críticas" desde el gremio de técnicos que no están siendo escuchadas y, en algunos casos, han sido "silenciadas con amenazas", mientras toda la labor se hace "desde los mandos del CSN" con el objetivo de "transmitir al exterior una imagen de normalidad institucional y de adecuado comportamiento de las instalaciones nucleares".