Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tecnologías neumáticas y soterradas son las más sostenibles para la recogida de basura, según Envac

Los sistemas neumáticos, seguidos de los que emplean contenedores soterrados, son los que más se acercan a los estándares de calidad y sostenibilidad ambiental en materia de residuos, según un estudio realizado por la Asociación Nacional de Auditores y Verificadores Ambientales (ANAVAM) por encargo de Envac para conocer el grado de adaptación de las distintas tecnologías de recogida de residuos al nuevo paradigma de las Smart Cities.
En concreto, el sistema neumático ha superado al resto de tecnologías -carga trasera, carga lateral y contenerización soterrada- en 12 de los 14 parámetros estudiados, que incluyen aspectos como el impacto en la calidad del aire, la generación de ruidos o la seguridad de operación para personas y operarios.
Según el informe de ANAVAM, cada habitante de la Unión Europea genera, de media, 1.8 toneladas de residuos al año, y su gestión constituye ya uno de los principales problemas a los que se enfrentan las administraciones. Además, muestra que la población mundial alcanzará en 2050 los 9.5 millones de habitantes, de los cuales más del 70% estarán concentrados en las grandes ciudades. Dentro de este paradigma, aspectos como una buena separación en origen de los residuos o un uso más eficiente del suelo se convierten en asuntos primordiales a la hora de planificar la gestión urbana.
Entre los aspectos seleccionados para realizar el estudio figuran la calidad del aire, el ruido, la calidad visual, la ocupación de la vía pública, el grado de separación, la higiene, la flexibilidad, la seguridad y los costes. Todos ellos, señala ANAVAM, "sientan una base comparativa sólida dada su representatividad y grado de influencia en cada una de las tecnologías implicadas".
En relación con la calidad del aire en las ciudades, uno de los aspectos más sensibles para los ciudadanos por sus consecuencias en el ámbito de la salud, el informe concluye que las tecnologías de carga trasera, carga lateral y contenerización soterrada son las que producen mayor volumen de emisiones de CO2 por el empleo de camiones para la recogida en las zonas donde están implantadas.
Asimismo, el informe destaca que en lo referente a la emisión de partículas y olores, tanto el sistema de carga trasera como el de carga lateral son los menos capacitados para amortiguar ambos aspectos.
En relación con la contaminación acústica, el informe destaca que la liberación de espacio en las vías públicas constituye una tendencia para mejorar la movilidad en las ciudades, y en relación con este punto señala que la ventaja se decanta hacia los sistemas soterrados. En cambio, el informe detecta un equilibrio de las distintas tecnologías en lo que refiere a su capacidad para facilitar la separación de residuos y el posterior tratamiento y reciclaje de los mismos.
Por último, respecto a la higiene, aunque el estudio detecta que ninguno de ellos es completamente impermeable a la suciedad, la balanza, también en este aspecto, se termina decantando hacia los soterrados. No obstante, subraya que el reducido tamaño de las bocas en estos sistemas, que impide el depósito de residuos impropios y voluminosos, obliga a mantener activas campañas de información y concienciación a los ciudadanos sobre su uso correcto. El informe se realizó tomando como referencia un área que pretendía dar servicio a 2.095 apartamentos familiares.