Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gran Telescopio Solar Europeo en Canarias podría estar listo en 2024 "si todo fuera sin problemas"

El gran Telescopio Solar Europeo (TSE) en Canarias podría estar listo en 2024 "si todo fuera sin problemas", según puso de manifiesto el investigador del Instituto Astrofísico de Canarias (IAC), Héctor Socas, durante una conferencia enmarcada en las Jornadas Científicas 'Agustín de Betancourt'.
Sin embargo, matizó que como en todos los proyectos complejos, los retrasos no serían raros, mientras recordó que aún no se ha decidido en qué isla de construiría, aunque Tenerife y La Palma son las mejores candidatas.
En un comunicado, la organización explicó que la puesta en marcha del TSE ha sido declarada proyecto prioritario para la Unión Europea, por la importancia que tiene el comportamiento del sol en el clima, buen funcionamiento de satélites, comunicaciones y transportes.
Así, cada once años se produce un Solar Max, fenómeno en que las emisiones de materia solar alcanzan un máximo, por lo que si no fuera por el 'escudo' que supone el campo magnético de la Tierra, que desvía esas emisiones, el planeta no tendría hoy apenas atmósfera. "Lo mismo que la perdió Marte", afirmó el investigador.
Con todo, la importancia del gran TSE no radica sólo en conocer mejor el comportamiento del Sol, sino en el importante desarrollo tecnológico que conlleva.
"Pasar de los telescopios actuales de 1,5 metros de diámetro a otros de 4 supone un reto muy importante, pues los telescopios solares reciben gran cantidad de luz y en ellos cualquier mínima imperfección crea distorsiones en la imagen", aseveró Socas.
Finalmente, añadió que multiplicar el tamaño de esa forma supone un gran logro técnico, en el que intervienen prácticamente todos los países de la UE. El proyecto ha sido liderado desde Canarias y ha tardado nueve años en ser declarado viable, y prioritario, por la Unión Europea.