Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tenerife evalúa los daños de la tromba de agua

Las numerosas llamadas que se han recibido en la sala del 112 han sido principalmente para realizar asistencias de achique de agua en diferentes vías y alcantarillas del norte de Tenerife, aunque también han tenido que desalojar alguna casa. Los municipios más afectados están siendo Los Realejos, Puerto de La Cruz y La Orotava, aunque desde el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) se ha señalado que las lluvias están afectando a casi todos los municipios del norte de la isla. Además, cientos de vehículos han sido arrastrados por las riadas y han quedado sepultados bajo el lodo y las piedras.
El presidente del Cabildo está evaluando los daños agrícolas producidos por la tromba de agua, especialmente en la zona de Icod Alto, Benijos, Las Llanadas y Palo Blanco. Ha aludido también a la labor que están realizando los ayuntamientos de la zona para que los municipios vuelvan a la normalidad y ha confiado en que las lluvias previstas en esta zona para esta tarde caigan de forma más serena.
Riesgo importante y extremo
Este martes continúa la alerta amarilla por lluvias que se activó este lunes. Desde la Agencia Estatal de Meteorología avisa del riesgo importante y extremo con precipitación acumulada en una hora de 15 milímetros en la costa norte, cumbres, medianías del norte de Gran Canaria, Lanzarote, y Fuerteventura desde las nueve de la mañana hasta las 16.00 horas aproximadamente.
Igualmente en la costa norte y en La Orotava y Vilaflor (Tenerife) la alerta se extiende desde hoy a las 16.00 horas hasta mañana a las 18.00 horas. Por eso los vecinos han pasado la noche en guardia, para evitar que se desborden de nuevo calles y alcantarillas, que el agua no les vuelva a cubrir hasta la rodilla y que, como hasta el momento, sólo haya que lamentar daños materiales. BQM