Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El médico que atendió a Teresa:"Las mangas del traje de protección me quedaban cortas"

El médico que atendió en urgencias del Hospital de Alcorcón a la enfermera Teresa Romero, contagiada de ébola, ha ingresado voluntariamente en el Carlos III para descartar que esté contagiado. El doctor Juan Manuel Parra escribía horas antes una carta que se ha hecho pública en la que admite que ni los protocolos ni el material utiliazado en España son los adecuados para tratar a estos enfermos. Con él, son seis las personas las que están aisladas y en observación.

Dieciséis horas estuvo él, el doctor Juan Manuel Parra en el Hospital de Alcorcón atendiendo a Teresa Romero, contagiada de ébola. Lo que ocurrió durante todo ese tiempo lo cuenta ahora en una carta publicada por varios medios de comunicación y dirigida a los responsables de su centro hospitalario.
En dicha misiva, Parra cuenta cómo se hizo cargo de la paciente a las ocho, cuando ésta llegó al hospital. En ese momento la mujer está aislada. La examina y se le extrae una muestra para una análisis de ébola.
Sobre las 11 u 11 y media la paciente empeora, lo que le obliga a él, y a las enfermeras que le asisten, a entrar en la habitación varias veces. La primera prueba que se le realiza a Teresa da positivo, pero el doctor explica en la carta que se entera por la prensa y a él solo le llega la confirmación oficial a las cinco de la tarde.
A partir de ese momento, el doctor Juan Manuel Parra cuenta como empieza a usar un traje de mayor nivel de seguridad, del que, asegura, le quedaban cortas las mangas.
Cuando se confirma el segundo positivo, a las siete de la tarde, Parra se entera por la prensa antes que por la autoridad competente. A esa hora, él vuelve a  avisar del deterioro de la enfermera. Pero hay que esperar a las doce de la noche para que se traslade a Teresa en una ambulancia al Hospital Carlos III. 
En total, Parra pasó 16 horas desde que comenzó a atenderla. Accediendo en más de doce ocasiones a su habitación. Siguiendo todos los protocolos pero con un traje que no le quedaba bien: "Las mangas del traje de protección me quedan cortas en todo momento", según reconoce en la carta de denuncia en la que también se queja de que ni los protocolos ni el material en España son los adecuados para tratar a estos enfermos.
En estos momentos, Parra es uno de los ingresados en el Carlos III para descartar que esté contagiado del virus pero no ha querido ingresar sin explicar lo que pasó y denunciar la situación tan precaria la que se enfrentan los sanitarios: "Ni los protocolos, ni el material en España son los adecuados" para tratar a estos enfermos.