Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Teresa Romero permanecerá en aislamiento hasta que se elimine por completo en riesgo de virus en los fluidos

El equipo médico del hospital Carlos III de Madrid encargado del caso de infección por ébola de la sanitaria Teresa Romero ha señalado este miércoles, tras anunciarse en el día de ayer la curación de la paciente, que Romero permanecerá en régimen de aislamiento en la sexta planta del centro hasta que se haya eliminado por completo el riesgo de virus en sus fluidos.
En declaraciones a los medios, el jefe del servicio de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas del complejo hospitalario La Paz-Carlos III, José Ramón Arribas, ha explicado que ante una enfermedad poco tratada en el mundo industrializado, el equipo médico ha optado por "poner el listón más alto" y actuar con la "máxima prudencia" para determinar que "ningún fluido corporal pueda ser fuente de transmisión".
"Hemos decidido extremar la prudencia en cuanto a la retirada de las precauciones de contacto y vamos a mantenerlas hasta el momento en que tengamos completa seguridad de que no hay ninguna posibilidad de virus viable en otros fluidos orgánicos", ha concretado Arribas, apuntando que dicha decisión no responde a ninguna recomendación oficial, puesto que los criterios de la Organización Mundial de la Salud, "después de utilizar las cargas virales en plasma, recomiendan que se pueden disminuir o retirar las precauciones de contacto".
Así, el experto ha aclarado que "todavía hay fluidos que están siendo sometidos a test" diariamente para comprobar su viralidad, por lo que sólo se retirarán dichas protecciones completas de contacto "una vez que todos los fluidos corporales examinados sean negativos", si bien no hay concretado una fecha exacta para ello. "En el momento en que estemos convencidos, lo que requiere revisar todas las pruebas que hacemos todos los días en esta paciente, podrá abrazar a su familia", ha afirmado Arribas.
Por último, el especialista en enfermedades infecciosas ha especificado que el periodo de cuarentena de 21 días al que se someterá su propio equipo tras haber atendido a la paciente contagiada comenzará "en el mismo momento en que determinemos que no hay posibilidad de contagio en los fluidos".