Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una activista gallega regresa de Tinduf tras constatar que "aumentaron las vigilancias" y que faltan alimentos básicos

Solidaridade Galega co Pobo Saharaui organizará viajes para que las familias de acogida acudan a la zona en diciembre
La portavoz de Solidaridade Galega co Pobo Saharaui, Maite Isla, ha aterrizado sobre las 18.00 horas de este sábado en el Aeropuerto de Vigo después de haber participado con un grupo de cooperantes en un visita a los campamentos de Tinduf (Argelia) --que partió el martes desde Madrid--, en la que ha constatado que el lugar "sigue siendo seguro", al tiempo que ha alertado de falta de alimentos básicos.
En declaraciones a Europa Press, esta activista gallega ha explicado la labor en los campamentos de Tinduf "sigue siendo segura, porque siempre hubo seguridad", ya que "en 35 años de trabajos en los campamento nunca había pasado nada, y el único enemigo era Marruecos". "Además, desde el secuestro de los tres cooperantes aumentaron las vigilancias", ha asegurado.
Según explica, este viaje "no ha sido ninguna medida de presión" contra el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo sino que se hace porque "esa forma tan apresurada para retirar a los cooperantes de los campamento nunca se debió hacer". Así, ha demandado que, "por lo menos tenían que haberle dado al Gobierno saharaui la información de por que se hacía".
Por ello, ha remarcado que la cooperación "va a seguir existiendo", pues "por ejemplo, no tendrían ni pies ni cabeza que después del 11M no se dejase ir a las estaciones de tren".
"Lo que no se puede es asfixiar a un pueblo a la miseria porque pueda haber amenazas de secuestro, y desde el Gobierno saharaui se tomaron medidas muy importantes para nuestra seguridad y de los campamentos", ha afirmado.
Isla forma parte del grupo de activistas que este sábado a mediodía han aterrizado en el aeropuerto de Barajas-Madrid --ella se ha desplazado después a Vigo--, que viajaron el pasado martes a Tinduf (Argelia). Así, este grupo ha comprobado la situación que se vive en la zona tras la advertencia de inseguridad realizada por el Ministerio de Exteriores y Cooperación, y también han continuado con sus labores humanitarias llevando medicamentos y otros productos a los campamentos.
FALTA DE ALIMENTOS
En el viaje, los cooperantes han visitado a representantes de Naciones Unida que les llevaron a ver los almacenes en los que se encuentran las reservas de alimentos, y "de los cinco más importantes: harina, lentejas, azúcar, cebada y aceite; en este momento, solo hay en 'stock' para un mes aceite y cebada, del resto de elementos ya no hay nada".
Así, ha denunciado que en los campamentos "se están dando casos tremendos", porque desde que se retiraron los cooperantes "se dio un caso de un niño muerto por falta de nutrición".
VISITAS DE FAMILIAS EN DICIEMBRE
Además, Maite Isla ha remarcado que ahora Solidaridade Galega co Pobo Saharaui va a preparar el viaje de las familias de acogida para el mes de diciembre a Tinduf, con el fin de que conozcan a los familiares biológicos de los niños que han tenido en sus casas.
A este desplazamiento espera que "vaya mucha gente para que la gente vea con sus propios ojos el desastre humano que está ocasionando la retirada de cooperantes".
Y es que los refugiados "dependen directamente de los cooperantes", por lo que "la retirada nunca debió existir", de forma que: "el volver allí da muchísima tranquilidad a los refugiados para que vean que no los dejamos solos".
"Lo que tiene que hacer el Gobierno de España, en vez de retirar a los cooperantes, es luchar para que el referéndum se haga cuanto antes y los saharauis vuelvan a su tierra", ha dejado claro.