Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La alcaldesa de Torredonjimeno avala la actuación de la Policía Local en el atropello mortal de una peatón

La alcaldesa de Torredonjimeno (Jaén), María Isabel Lozano (PP), ha manifestado este jueves que su equipo de gobierno "respeta" la campaña de recogida de firmas impulsada a través de la plataforma 'change.org' por los familiares de Genoveva Pérez, fallecida en agosto pasado tras ser atropellada por un coche cuando cruzaba por un paso de peatones de la localidad, si bien ha querido dejar claro que "confía plenamente" en la actuación de la Policía Local "aquella desgraciada mañana".
Así lo ha expresado este jueves a Europa Press la regidora de Torredonjimeno, quien, de esta manera, ha insistido en remarcar el "respeto total y absoluto" del equipo de gobierno a "las iniciativas que pueda poner en marcha" la familia de la víctima de dicho atropello, si bien al mismo tiempo ha querido respaldar la actuación de los agentes de la Policía Local aquel 4 de agosto, el día en el que se produjo el suceso.
Este aval del gobierno municipal a la "profesionalidad" de la labor policial llega después de que Roberto Sánchez-Pérez, hijo de la fallecida, haya censurado, a través de una carta abierta a los medios de comunicación, el que los agentes de la Policía Local que intervinieron tras el referido atropello "no realizaran la prueba de alcoholemia" al conductor del turismo que supuestamente cometió el mismo, ni "tampoco dieran aviso a la Guardia Civil para que la hiciera".
El objetivo de la campaña puesta en marcha desde el entorno familiar de Genoveva Pérez, que ocupaba el cargo de presidenta de la Junta Local de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Torredonjimeno en el momento de su muerte, pasa por pedir que el caso sea juzgado como "delito de imprudencia" y no como "falta", que es como, según indica su hijo, califican el suceso el fiscal y el juez del Juzgado número dos de Martos (Jaén) encargados del mismo.
La no realización de la prueba de alcoholemia es una de las "incongruencias" en la investigación del fatal suceso que aprecia Roberto Sánchez, quien, en su misiva remitida a los medios, asevera que el supuesto autor del atropello, "además de no respetar el paso de peatones", invadió "sin motivo justificado el sentido contrario de la circulación" de la calle en la que se produjo el incidente, ya que éste tuvo lugar "en el carril de la izquierda" de la misma.