Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Menores transexuales, el valor de enfrentarse a la verdad

Aumentan los casos de niños que se reconocen con una sexualidad diferente a la asignada por su genitalidad. Una realidad a la que padres e instituciones intentan dar una respuesta adecuada, mientras ellos se enfrentan a la incomprensión y a veces el acoso de su entorno, que en muchas ocasiones resulta ser hostil. A Dani se le asignó al nacer sexo femenino de acuerdo a sus genitales, pero a los cuatro años comenzó a identificarse como un chico. El género radica en el cerebro y suele coincidir con unos determinados genitales, pero no siempre... Y eso es simplemente propio de la diversidad humana. La familia de Dani ha estado siempre a su lado en este proceso tan fundamental en su vida. Algo en lo que trabajan Chrysallis -Asociación de Familias de Menores Transexuales- y la fundación Daniela.

Su petición más inmediata es que el próximo gobierno promulgue una ley integral de transexualidad que no la trate como una enfermedad y que tenga en cuenta a los menores.