Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Treinta inmigrantes lograr pasar a Melilla tras dos avalanchas de 150 subsaharianos sobre la doble valla

Unos 150 inmigrantes, en dos grupos, han corrido en avalancha sobre la doble valla que separa Melilla de Marruecos y 30 de ellos han logrado pasar a suelo español tras superar la intervención policial de agentes marroquíes en un lado de la alambrada y de la Guardia Civil en el otro lado.
Dos miembros del Instituto Armado español resultaron heridos leves, uno con rasguños y otro con un mordisco producido por uno de los inmigrantes, pero ninguno de ellos precisó la baja del trabajo.
Según han informado a Europa Press fuentes oficiales, los sucesos han ocurrido esta madrugada, un primero protagonizado por 70 subsaharianos a las cuatro de la madrugada de este martes y otro de más de 80 dos horas después, a las seis de la madrugada.
Las avalanchas han tenido lugar en dos lugares distintos del perímetro fronterizo, un primero en la zona del puesto fronterizo de Barrio Chino y un segundo en los alrededores del Río de Oro después de que forma organizada y coordinada se acercaran a las vallas.
De nuevo la colaboración policial entre España y Marruecos, propició que las fuerzas de seguridad de ambos países repelieran a los inmigrantes, las fuerzas auxiliares desde el lado marroquí y la Guardia Civil desde el español.
Así lograron rechazar a 120 sin papeles pero 30 lograron su objetivo de acceder a la ciudad autónoma. A estos últimos, tras abrirles sus correspondientes expedientes de expulsión por entrada ilegal en el territorio nacional, que conlleva su expulsión de España, han sido ingresados en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).
Mientras se tramitan dichos expedientes, que pueden durar meses y muchas veces no se pueden concluir porque sus respectivos países no les reconocen como nacionales propios, tendrán asegurado el alojamiento en régimen abierto, la manutención y la atención sanitaria en las instalaciones dependientes del Imserso.