Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La estrategia de Triana Martínez: acusar a su madre del asesinato de Carrasco

La estrategia de la defensa de Triana Martínez, acusada del asesinato de Isabel Carrasco, es culpar a la madre, asesina confesa, como única responsable. La hija ha sido más clara que la madre en sus respuestas.  Ha declarado que segundos antes de cometer el crimen, el 12 de mayo de 2014, recibió una llamada de su madre, Montserrat González, en la que le confesó sus intenciones de matar a la política leonesa. "Me dijo la estoy viendo, estoy viendo a la Carrasco y voy a terminar con todo esto", ha dicho. La acusada ha explicado también que su relación con la víctima fue buena hasta que la presidenta de la Diputación de León le propuso una relación. "Me besó y me sentí fatal", ha dicho antes de asegurar que nadie más que su madre conocía este episodio. A su amiga Raquel Gago no ha dudado en exculparla.