Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal de Cuentas de la UE pide mejorar la eficacia del programa de ayudas para el medio ambiente LIFE

Critica que no se han continuado proyectos que han recibido financiación, también en España
El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea ha reclamado este viernes mejorar el diseño y la ejecución del programa de ayudas europeo LIFE que gestiona directamente la Comisión Europea tras auditar 25 proyectos financiados en España, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido entre 2005 y 2010, que representaron el 55% del presupuesto del programa y el 15% de los proyectos totales.
La autoridad fiscalizadora critica la ausencia de una "masa crítica de buenos proyectos" que favorezcan "avances significativos en la política medioambiental de la UE" y que la Comisión Europea "no justificó suficientemente la selección de los proyectos" y que no se eligieran únicamente en función de "sus méritos" sino también en función del Estado miembro de origen. Aunque admite que en algunos casos han logrado "resultados positivos" el programa de ayudas en su conjunto "no cumplió su papel fundamental de garantizar su eficaz difusión y reproducción".
"La difusión y la reproducción de los proyectos LIFE resultan claramente insuficientes y merman en gran medida la capacidad del programa para actuar como catalizador de los cambios medioambientales, que es su objetivo principal", ha resumido el autor del informe del tribunal, Jan Kinst.
Aunque no facilita muchos datos sobre los proyectos concretos, el Tribunal de Cuentas critica que un proyecto en España cuyo objetivo era reducir la contaminación de las aguas subterráneas limitando el uso de fertilizantes y ácido cítrico enel sector hortícola recibió "una evaluación satisfactoria del equipo de seguimiento pese a que el beneficiario reconoció que los beneficios medioambientales obtenidos eran limitados" y se necesitaban "más estudios para demostrar dichos beneficios".
Además, critica que en la ejecución del proyecto no se tuviera en cuenta que "probablemente" el sector no estaba en condiciones de introducir los cambios tecnológicos necesarios debido a sus bajos beneficios y que los pequeños productores realmente no podían realizar inversiones". Sólo uno de los seis socios participantes en el proyecto seguía utilizando la nueva tecnología y "no hay pruebas de que el proyecto se haya reproducido".
DOS PROYECTOS NO CONTINUARON EN ESPAÑA
En el caso de España, el Tribunal de Cuentas ha constatado que no se han mantenido dos de los cinco proyectos financiados con el programa LIFE, en algunos casos por falta de viabilidad económica.
Además del mencionado proyecto sobre el agua, que recibió 281.000 euros, el Tribunal ha constatado que no se han mantenido los proyectos en ámbitos del suelo y residuos, que han recibido 676.000 euros de ayudas europeas y 434.000 euros respectivamente. Ningún proyecto español se ha reproducido salvo el proyecto en el campo de la innovación, que recibió 333.000 euros.
De cara a mejorar la eficacia del programa en el futuro, el Tribunal de Cuentas Europeo insta a la Comisión Europea entre otros a mejorar la evaluación para la selección de los proyectos que exigir a las autoridades encargadas de su evaluación que "valoren y clarifiquen por separado" el carácter innovador o demostrativo del proyecto y "la calidad de las acciones" o "el potencial de reproducción de los resultados" para "mejorar la calidad" de los proyectos en su conjunto y garantizar que los proyectos seleccionados "tienen potencial para contribuir a la consecución de los objetivos del programa".
También plantea considerar la introducción de indicadores comunes de realización y resultados adecuados, así como de información de seguimiento de cada proyecto apra mejorar su supervisión y facilitar la indentificación de los costes excesivos de proyectos y pide a la Comisión que estudie cómo exigir que los beneficiarios remiten información electrónica una vez finalizado el proyecto a fin de comprobar si sigue funcionando y si ha tenido resultados positivos.
Con todo, el Tribunal cree que el establecimientos de los proyectos plurianuales previstos en el nuevo programa deben permitir a la Comisión y los Gobiernos restringir los proyectos admisibles a "prioridades estratégicas limitadas" y establecer "objetivos claros, específicos, mensurables y realizables para los proyectos que reciban la financiación".
También ha instado a la Comisión a garantizar que los proyectos se seleccionan "por su mérito" aunque mantiene "el equilibrio geográfico de los proyectos integrados". El nuevo programa pone fin a la asginación nacional a los proyectos tradicionales.