Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal Supremo rechaza que los celos sean un atenuante de la violencia machista

Intentó matar a su ex pareja a cuchilladas hace tres años. Todo después de que ella decidiese separarse de él. Fue condenado a 14 años de cárcel, pero el agresor recurrió la sentencia. Pedía que se le aplicase la atenuante de arrebato u obcecación motivado por sus celos. El Tribunal Supremo ha respondido ahora: los celos no son un atenuante en los casos de violencia machista. No pueden justificar la aplicación de arrebato, obcecación o estado pasional en un caso como éste: donde ella tiene derecho a separarse para rehacer su vida afectiva. Solo pueden ser atenuante en caso de que se traten de una enfermedad o patología probada.