Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Finge su muerte para no pasar por el altar

Finge su muerte para no pasar por el altarPantallazo The Mirro

Tucker Blandford y Alex Lanchester iban a casarse. Lo que iba a ser el día más feliz de su vida acabó con una noticia trágica. Alex, británica, recibió la llamada de su suegro para comunicarle que su hijo se había lanzado, supuestamente, contra un coche porque este arrastraba una depresión. Depresión que nunca había manifestado a su novia. La joven de Reino Unido aún se quedó más atónita cuando llamó a la madre de Tucker para darle el pésame y ella le confirmó que no estaba muerto. Blandford lo había fingido todo porque no quería casarse.

Parece sacado de un guion de película pero no es así. La novia recibió la terrible noticia de que su prometido se había suicidado. Tan solo faltaban algunos días para casarse pero fue el suegro de Alex Lanchester quien le aseguró que Tucker Blandford (su futuro marido) había muerto al ser arrollado por un vehículo. El motivo, del supuesto fallecimiento, fue que el joven tenía depresión. (Patología que Alex desconocía por completo).
Ante el acontecimiento, Lanchester muy apenada por lo sucedido telefoneó a la madre de Blandford para darle el pésame. La sorpresa de la joven británica fue que ella le aseguró que no había muerto. Ahí se dio cuenta que él había fingido su propia muerte para no pasar por el altar, así lo recoge The 'Mirror'.
 "Lo único que hice fue amarlo. Después de esto no estoy segura de poder volver a amar a un hombre", asevera la joven que se siente dolida, defraudada y decepcionada.
La pareja se conoció en el año 2012 y es que Alex estudió un año en la ciudad natal de Tucker en Connecticut. Ambos se comprometieron poco antes de que ella regresara a Londres.
"Todas las señales de advertencia estaban ahí, yo debería haber intuido que él no quería casarse conmigo. Pero estaba enamorada y era ingenua", confirma Lanchester.
Por si fuera poco que la joven descubrió que su pareja fingió su propia muerte, ahora, Tucker está disfrutando de unas días de vacaciones en Estados Unidos.