Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tupper-sex: juguetes sexuales a domicilio

La vendedora se presenta en casa con un juguetito de forma fálica en la mano. Lo llama Gus, con G, no de Gustavo, sino de Gustito. Son juguetes sexuales para mujeres como los que ya tienen el 43% de las españolas. La vendedora opina que ningún marido puede competir con el moviento del pene de goma y que hay que perderle el miedo, el respeto y el pudor a estos artilugios.
También lo llama el "kit de los maridos torpes", incapaces de dar placer a su pareja, aunque también aclara que hay que hacer entender al marido en cuestión que es para ayudar, no para competir. En una sola reunión puede llegar a vender artículos por valor de 1.000 euros. Una nueva idea para las que no se atrevan a acudir a un sex-shop.