Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía llamará a consultas al embajador del Vaticano en los próximos días

El Gobierno turco llamará a consultas en los próximos días al embajador del Vaticano acreditado en le país como consecuencia de las declaraciones del Papa durante su viaje a Armenia en las que calificó de "genocidio" la persecución de armenios por parte del imperio turco otomano durante la I guerra mundial.
Según informa el diario Daily News de Turquía, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía convocará al nuncio del Vaticano acreditado en Ankara, si bien el diplomático todavía no ha presentado sus cartas credenciales ante el presidente Recep Tayyip Erdogan.
En este sentido, el periódico turco informa de que es muy probable que la persona que deberá responder ante el Gobierno de Ankara sea el primer consejero de la embajada desde julio de 2015, Angelo Accattino.
Las autoridades de Turquía han señalado que el hecho de que el Papa Francisco definiera la matanza de armenios ocurrida en la Segunda Guerra Mundial como un genocidio muestra "la mentalidad de las Cruzadas". En este sentido, el viceprimer ministro de Turquía, Nurettin Canikli, ha apuntado que el comentario del Papa "no tiene relación con la realidad".
Por su parte, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, precisó este domingo que el Papa Francisco "no hace cruzadas" y no se ha referido a Turquía con una "mentalidad de cruzado". "Su deseo es construir puentes en lugar de muros. Su intención es poner los cimientos de la paz y la reconciliación", señaló Lombardi.
En abril del año pasado, el Papa calificó por primera vez de "genocidio" que las persecuciones a los armenios por los turcos otomanos en épocas de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, Turquía rechaza que tratara de un genocidio e insiste en que la cifra de armenios asesinados está manipulada porque los muertos fueron víctimas de la guerra civil y los disturbios. En aquella ocasión, Turquía retiró inmediatamente a su embajador en Ankara y acusó a Francisco de esparcir el odio "con acusaciones sin fundamentos".
Durante el vuelo de regreso de su viaje de tres días a Armenia, el Papa reconoció ante periodistas que en el texto que leyó al condenar las persecuciones del pueblo armenio durante la I Guerra Mundial por parte del imperio turco-otomano no estaba la palabra "genocidio". "No cayó bien. Hubo una declaración del gobierno turco, Turquía en pocos días mandó llamar a Ankara al embajador. Pero el derecho a protestar lo tenemos todos. En este discurso no estaba la palabra, es verdad. Respondo a la pregunta de por qué la agregué después de haber escuchado el tono del discurso del presidente", explicó.