Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE alerta de que Internet supone un cambio de tendencia en el acceso a las drogas ilegales

El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA, en sus siglas en inglés) alerta de que la proliferación de Internet ha supuesto cambio de tendencia en la compraventa de muchas drogas que hace que estén más accesibles para los consumidores.
En un informe publicado este jueves, este organismo europeo reconoce que el acceso a la mayoría de drogas ilegales se hace por otros canales pero las nuevas tecnologías se abren paso este tipo de transacciones, sobre todo en la venta al por menor, lo que obliga a introducir nuevos mecanismos para prevenirlo.
El comisario europeo de Migración, Asuntos Internos y Ciudadanía, Dimitris Avramopoulos, ha apuntado que "cualquier droga ilegal se puede comprar hoy en día por Internet y recibirse por correo, sin un contacto cara a cara entre el comprador y el vendedor".
"El mercado ilegal está evolucionando, y lo mismo debería suceder con nuestros esfuerzos para evitarlo. Debemos evitar que Internet forme parte del mercado de la droga", ha destacado este dirigente, que reconoce que las nuevas tecnologías abren "nuevas oportunidades" para reducir esta "amenaza de salud pública".
Por su parte, el director de la EMCDDA, Alexis Goosdeel, ha insistido también en que los mercados virtuales amplían los límites de la oferta relacionada con las drogas, ofreciendo nuevas opciones para "potenciales compradores", lo que resulta "preocupante a medida que aumenta la alfabetización digital".
El informe describe cómo opera el mercado 'on-line' de la droga, tanto a nivel convencional, lo que se conoce como 'web superficial' accesible a través de motores de búsqueda comunes, como en las llamadas webs 'profundas', inaccesibles a través de navegadores estándares.
El informe también explora estos mercados 'oscuros' que permiten transacciones de bienes y servicios utilizando divisas digitales, como por ejemplo 'bitcoin', o 'software' de cifrado digital como 'Tor' para ocultar identidades. Además, las redes sociales y los 'smartphones' también favorecen la localización de aquellos lugares donde se anuncian y venden estas sustancias.
En este sentido, mientras que la web tradicional se asocia a la distribución de sustancias no controladas, como nuevas sustancias psicoactivas, medicamentos o compuestos químicos en los que se puede jugar con cierta ambigüedad legal en función de cada país. Los mercados oscuros se asocian más a la venta de drogas ilegales.
Las actuaciones para combatir el acceso a drogas ilegales a través de webs convencionales se han centrado en la puesta en marcha de campañas de información, mientras que en la web 'profunda' se está ampliando la formación de las fuerzas de seguridad para poder identificar posibles casos.