Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UFP-Melilla critica que la Policía marroquí "no hace nada" por evitar las pedradas en su lado de la frontera

El sindicato Unión Federal de Policía (UFP) en Melilla ha denunciado que la policía marroquí "no hace nada por evitar las pedradas" desde el lado marroquí de la frontera después de que el martes un grupo de esta nacionalidad hiriera a un policía nacional tras impactarle una piedra en el hombro.
A través de un comunicado de prensa, el sindicato policial ha lamentado que haya vuelto a producirse una agresión, esta vez en el puesto de Beni-Enzar y que un policía haya resultado herido. "Son hechos desagradables pero familiarmente conocido por todos los policías destinados en los grupos de frontera", ha asegurado.
La UFP ha afirmado que detrás de estos hechos está "la mano de este descerebrado", el portavoz del autodenominado grupo de liberación de Ceuta y Melilla, Said Chranti. Apuntan que este tipo de hechos se producen cuando se niega la entrada a "algún individuo que por su historial delictivo" tiene prohibida su entrada.
Pero la UFP también hace hincapié que cuando se producen hechos de este tipo la policía marroquí "permanece en actitud pasiva". Denuncia que mientras Chranti les ataca verbalmente, "nuestros gobernantes hacen la política del avestruz o lo que es lo mismo, no defiende los intereses de España y los de la Policía en la ciudad". Llegan a esta apreciación cuando las autoridades españolas defienden la colaboración de Marruecos "cuando en realidad la policía marroquí no lanza piedras, pero permanece impasible" ante este tipo de hechos.
Por fortuna, según el sindicato, la justicia española sí actúa, en el sentido de aplicar la ley cuando alguno de esos alborotadores es detenido. Por todo ello esta organización denuncia "la falta de coraje político" de las autoridades para erradicar estos problemas que "benefician a nadie, sólo a delincuentes del país vecino".