Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT exige a Sáez Aguado una mesa urgente para clarificar el futuro de los Servicios de Urgencias en AP

La Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT en Castilla y León ha exigido hoy al consejero del ramo, Antonio María Sáez Aguado, la convocatoria urgente de una mesa específica con el fin de abordar los problemas de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), "los grandes olvidados" de la administración sanitaria", y clarificar el futuro de los 169 profesionales, entre médicos, enfermeros y celadores, que trabajan en ellos.
La máxima responsable regional de la FSP-UGT, Carmen Amez, ha sido la encargada de denunciar públicamente la "penosa planificación" realizada por los gestores sanitarios en los últimos doce años, concretamente desde que en 2002 un acuerdo entre el extinto Insalud y los sindicatos transformaran los antiguos servicios de urgencias en lo que hoy se conoce como SUAP y que, en opinión de la sindicalista, carecen de un proyecto claro de futuro para sus profesionales en los dieciséis centros en los que se encuentran repartidos por toda Castilla y León.
Por ello, Amez, en declaraciones recogidas por Europa Press, ve urgente convocar una mesa específica para despejar cualquier duda respecto de los planes de la Gerencia Regional de Salud sobre los SUAP, la misma solicitada, sin éxito, hace ya un año y que permitiría abordar los problemas que padecen sus profesionales por, entre otras razones, contar con una organización interna diferente, diferentes medios de transporte, instalaciones inadecuadas, ausencia de proporcionalidad entre número de efectivos y población de referencia y a causa de una jornada que no contempla ni nocturnidad ni festividad.
La responsable regional de FSP-UGT sostiene que con ello se eliminaría por un lado la "incertidumbre" de la plantilla, con un elevado porcentaje de más de 55 años, sobre todo cuando dicha organización sindical teme que los planes de la Consejería de Sanidad pasan por la "extinción" de este servicio, y, por otro, se lograría reducir la presión que padecen los servicios de urgencias hospitalarias.