Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT critica que haya "colapsos" por falta de camas en Urgencias de Son Llàtzer mientras se cierra una planta

UGT ha criticado que se produzcan "colapsos" por falta de camas en el servicio de Urgencias de Son Llàtzer mientras permanece cerrada una planta del hospital.
Según ha indicado en un comunicado, la "lentitud y la falta de reflejos" del IbSalut ante la presión asistencial en el Hospital Son Llàtzer está provocando el colapso de las Urgencias, que tenía 53 pacientes pendientes de ingreso a las 11.00 horas de este miércoles, cuando el Hospital mantiene una planta cerrada con 28 camas por falta de personal para tenerla operativa.
Esta situación, señala la organización sindical, ocasiona que haya 20 pacientes ubicados en las denominadas 'Unidades de pasillo', por lo que, además de la consiguiente incomodidad y falta de intimidad, son atendidos por el personal desplazado de otras unidades y por una única enfermera contratada para el servicio de Urgencias.
Asimismo, la falta de espacio físico origina que no se pueda atender al resto de pacientes que van llegando al Servicio de Urgencias del Hospital, con lo que "se disparan los tiempos de espera y se crean complicadas situaciones de angustia y nervios" de los familiares y pacientes que esperan ser atendidos en el servicio.
Por ello, UGT ha reprochado al IbSalut esta "falta de agilidad y previsión" ante estas puntas asistenciales, generadas entre otros factores por la complicación de numerosas patologías crónicas en esta época del año, y ha reclamado que se pongan en funcionamiento todos los medios disponibles para atender a los usuarios.
Finalmente, el sindicato ha remarcado la profesionalidad y capacidad de todo el personal de los hospitales públicos de Baleares puesto que son ellos quienes "con su esfuerzo evitan que estas situaciones supongan consecuencias más graves para la integridad y la salud de los usuarios".