Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UME destina a 3.000 efectivos a la lucha contra el fuego durante el verano, la mitad en lucha directa

La Unidad Militar de Emergencias (UME) destinará este verano a 3.000 efectivos a la lucha contra incendios forestales durante la campaña de 2016 para apoyar a las autoridades competentes cuando se producen situaciones de emergencia a consecuencia del fuego.
De estos, 1.500 militares se dedicarán a la lucha directa contra los incendios forestales en cinco batallones y articulados en 29 secciones de intervención.
Según ha informado la UME, también dispondrá los apoyos logísticos y operativos necesarios para las intervenciones, encuadrados en diferentes Batallones de intervención como en el Regimiento de Apoyo e Intervención en Emergencias. Por ello, los efectivos involucrados alcanzarán los 3.000, que ocuparán sus batallones y, temporalmente los destacamentos que sean necesarios en función del riesgo de incendios.
De acuerdo con la planificación de la campaña, la UME desplegará parte de sus efectivos en Figueirido (Base General Morillo) en Mallorca (Base Jaime II) en Ibiza (Sa Coma) en Menorca (San Isidro) en Cáceres (Acuartelamiento Santa Ana) y en Granada (Base Aérea de Armilla).
De este modo, podrá intervenir en todo el territorio nacional en menos de cuatro horas desde que se autorice su intervención. Esto será así excepto en Baleares y las ciudades autónomas de Ceuta y de Melilla, donde el Ejército de Tierra mantendrá en el plazo de cuatro horas y, si la situación lo requiere, la capacidad para prestar exclusivamente labores de apoyo, hasta que las unidades de la UME efectúen su despliegue.
De acuerdo con los protocolos vigentes, el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire continuará operando durante esta campaña los aviones apagafuegos Canadair CL 215-T y CL 415-T.
A lo largo de la campaña se desplegarán de forma escalonada hasta 13 aviones en los destacamentos de Zaragoza, Pollensa, Albacete, Santiago, Salamanca, Málaga, Badajoz y la base principal en Torrejón de Ardoz.
Por su parte, el II Batallón de Helicópteros de Emergencias del Ejército de Tierra (BHELEME II) aporta dos helicópteros EC-135 para tareas de mando y control y dos helicópteros modelo Cougar en apoyo directo a las unidades terrestres de la UME, lucha contra incendios forestales (mediante el empleo de helibalde), rescate y evacuación.
TERCER AÑO DE LA UNIDAD AEROMÓVIL
Asimismo, en esta campaña la UME contará de nuevo con la Unidad Aeromóvil, después de dos campañas. Su uso puede ser de apoyo con helibalde, como en la modalidad de posicionamiento de una unidad para el tendido de mangueras con apoyo de unos depósitos de agua con capacidad para 1.000 litros.
Esto, según señala la UME, unido a la posibilidad de actuación nocturna, constituye una capacidad singular en la lucha contra incendios forestales, inexistente en otras organizaciones.
Con esto, la UME apunta que busca solucionar situaciones en las que hay que contener el avance del fuego en terrenos sin acceso para las autobombas, proteger infraestructuras o puntos sensibles, dar oportunidad en la extinción de recursos operativos más lentos, apoyar maniobras con fuego desde una línea de control o en focos incipientes de poca intensidad o zonas de difícil acceso.
Por último, recuerda que en las últimas semanas anteriores al inicio de la campaña, los cinco batallones de la UME han realizado en sus respectivas áreas de responsabilidad los denominados "Ejercicios Beta LCIF", unos ejercicios de entidad batallón, de cinco días de duración, especialmente orientados a la Lucha Contra Incendios Forestales (LCIF).