Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UNICEF aboga por políticas sólidas para promover la lactancia para evitar la muerte de un millón de niños al año

UNICEF ha destacado la necesidad de llevar a cabo políticas nacionales sólidas que promuevan la lactancia porque, de esta forma, se podría evitar la muerte de alrededor de un millón de niños menores de cinco años al año, especialmente en los países en desarrollo.
A pesar de las convincentes pruebas que demuestran que la lactancia materna exclusiva evita enfermedades como la diarrea y la neumonía, que matan a millones de niños cada año, las tasas mundiales de lactancia materna se han mantenido relativamente estancadas en el mundo en desarrollo, con un crecimiento del 32 por ciento en 1995 al 39 por ciento en 2010.
"Si la lactancia materna se promoviera con mayor eficacia y se protegiera a las mujeres de la comercialización agresiva de los sucedáneos de la leche materna, veríamos que más niños sobreviven y prosperan con menores tasas de enfermedades, desnutrición y retraso del crecimiento", ha comentado el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.
No obstante, algunos de los obstáculos para mejorar las tasas de lactancia materna son la comercialización "generalizada y sin ética" de los fabricantes de sucedáneos de leche materna, las "deficientes" políticas nacionales que no apoyan los permisos por maternidad, y la falta de comprensión de los riesgos que conlleva no dar el pecho.
Por este motivo, en junio, los dirigentes mundiales que se reunieron en Washington DC, como parte del movimiento 'Compromiso para la supervivencia infantil: Una promesa renovada', y se comprometieron a trabajar para poner fin a las muertes infantiles que se pueden evitar.
En este sentido, UNICEF ha asegurado que la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra desde el 1 el 7 de agosto, representa una oportunidad para reafirmar el papel fundamental de esta práctica en la reducción de la mortalidad infantil.
Asimismo, la organización ha recordado que la serie sobre nutrición de 'The Lancet', en 2008, destacó el hecho de que un niño que no se alimentó exclusivamente de leche materna tiene 14 veces más probabilidades de morir durante los primeros seis meses de vida que un niño alimentado de esta manera.
"La lactancia materna debe ser valorada como un beneficio no sólo para los bebés, las madres y las familias, sino también por el ahorro que implica para los gobiernos a largo plazo", ha zanjado Lake.
Estas informaciones son también corroboradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien ha alertado de que sólo un tercio de los bebés en todo el mundo reciben lactancia durante los seis primeros meses de vida, una etapa en la que esta organización considera fundamental para la salud y el bienestar futuro adulto.
Y es que, directa o indirectamente, la malnutrición es responsable de aproximadamente un tercio de las muertes de los menores de 5 años. Además, más de dos tercios de estos fallecimientos se producen durante el primer año, según datos de la OMS.