Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPA y COAG tachan de "ofensiva discriminatoria" la reubicación de profesionales sanitarios del medio rural

La Alianza por la Unidad del Campo que forman UPA y COAG ha mostrado este jueves su rechazo a la pretensión de la Junta de Castilla y León de retirar "de forma inminente" a 130 sanitarios rurales (81 médicos y 49 enfermeras) para ubicarlos en las distintas capitales de provincia.
UPA y COAG considera que "se trata de una ofensiva discriminación" hacia los ciudadanos del medio rural "que vuelven a ser los verdaderos paganos de las políticas antisociales" del Gobierno central como el regional.
Al respecto, ambas organizaciones han considerado "inaudito" este nuevo anuncio de reubicar a los profesionales sanitarios del medio rural ya que, según han asegurado, "no es más que el intento de revestir bajo la crisis actual el desmantelamiento absoluto de la red pública de Sanidad y otros servicios sociales".
Por ello, UPA y COAG han insistido en que debe garantizarse la igualdad de acceso a servicios públicos, universales, gratuitos y de calidad en el mundo rural "y no ser discriminados respecto al medio urbano".
Asimismo, la Alianza por la Unidad del Campo ha recordado al Gobierno autonómico que en relación con los servicios deben prevalecer "los criterios sociales sobre los meramente económicos" a la hora decidir las inversiones precisas en equipamientos e infraestructuras y a que aplicar la relación inversión/usuario "condena una vez más al medio rural".
Los habitantes de los pueblos no son "una carga" de la que haya que librarse, sino que su presencia en todo el territorio permite a la sociedad en su conjunto "disfrutar de innumerables beneficios", como el cuidado y gestión del territorio, la preservación de la cultura y costumbres tradicionales, así como la garantía de una alimentación sana y de calidad.
Para UPA y COAG "el despropósito" del Gobierno regional llega hasta un punto en el que resulta "inasumible" aceptar este plan de desplazamiento inicial de 130 profesionales y que incluso se quiere ejecutar con "más virulencia" en el mes de enero con otros 171 médicos y 70 enfermeras, "que desaparecerán de los pueblos movilizándolos hacia las ciudades".