Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal de Udine autoriza la sepultura de Eluana Englaro

Imagen facilitada el pasado 3 de febrero, que muestra a varias personas intentando impedir el traslado en ambulancia de Eluana Englaro hacia la clínica "La Quiete" de Udine (noreste), donde fue desconectada de la sonda alimenticia que la mantenía con vida. EFEtelecinco.es
El fiscal de la ciudad italiana de Udine (noreste), Antonio Biancardi, autorizó hoy la sepultura de Eluana Englaro, la joven en estado de coma vegetativo que falleció el lunes después de que se le suspendiera la alimentación e hidratación.
Esta decisión llega después de que Biancardi haya recibido los resultados de la autopsia practicada a Eluana el martes que confirman que la joven falleció a consecuencia de un fallo cardio-respiratorio provocado por deshidratación.
La autorización de Biancardi a la sepultura de Eluana, sobre cuya muerte se han vertido algunas sospechas de irregularidades, coincide con la opinión del fiscal general de la Corte de Apelación de Trieste, Beniamino Deidda, quien dijo hoy que las causas del fallecimiento de la joven son "compatibles" con el protocolo médico previsto.
Ahora Eluana, de cuyo cadáver aún quedan por conocerse los resultados definitivos de los análisis toxicológicos, podrá recibir sepultura, después de que su tío Armando Englaro explicara hoy que la familia no pretende incinerarla.
Eluana, sinónimo ya en Italia de debate sobre la eutanasia y primera italiana a la que el Tribunal Supremo autoriza a morir, podrá ser finalmente trasladada al cementerio de San Daniele de la localidad de Paluzza, próxima a Udine, donde su cuerpo recibirá sepultura.
Eluana falleció el lunes por la tarde después de cuatro días sin alimentación ni hidratación por parte de la sonda-nasogástrica que la había mantenido con vida desde que en 1992 sufriera un accidente de tráfico.
El miércoles los medios de comunicación italianos informaban de que el anestesista que puso en práctica el protocolo médico para interrumpir la alimentación de Eluana, Amato De Monte, ha recibido alrededor de 500 denuncias y por lo que se encuentra "profundamente afectado".
"El profesor De Monte está profundamente afectado por los ataques que ha recibido. Sin embargo, prefiere por el momento no hablar y esperar a que comiencen algunas de las iniciativas presentadas", dijo al respecto Carlo Alberto Defanti, neurólogo de Eluana.
Defanti se mostró "decepcionado" por el hecho de que las autoridades judiciales de Udine no le hayan dejado ver el cuerpo de Eluana, cuya muerte ha dividido a la opinión pública italiana en dos.