Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos recibe a los primeros extranjeros con sida tras 22 años de veto

Un lazo rojo gigante cuelga en el Pórtico Norte de la Casa Blanca en conmemoración del Día Mundial del SIDA, que se celebra el 1 de diciembre. EFE/Archivotelecinco.es
Grupos gay recibirán hoy a un pasajero de Holanda infectado con el virus del sida en Nueva York tras levantarse la prohibición en vigor durante 22 años que impedía a los ciudadanos de otros países que sufren la enfermedad acceder a EE.UU.
La infección por VIH ya no figura en la lista de enfermedades que se deben comunicar a la hora de solicitar un visado y ya no será objeto de pruebas médicas antes de viajar a EE.UU., según el nuevo reglamento aprobado el 2 de noviembre y que se hizo efectivo hoy.
Clemens Ruland llegará acompañado de su pareja, Hugo Bausch, quien no padece sida, con el fin de visitar a viejos amigos y disfrutar de Nueva York durante una semana, según la organización Immigration Equality, que les dará la bienvenida en el aeropuerto neoyorquino de JFK.
"Estamos muy satisfechos con este cambio y celebramos el que Estados Unidos se haya unido a la lista de países que trata el VIH como un virus y no una plaga", dijo a Efe Victoria Neilson, directora legal de la organización.
Ruland, de 45 años, contrajo el virus en Nueva York y fue diagnosticado seropositivo en 1997.
El grupo holandés de lucha contra el sida SOAAIDS ha patrocinado la visita.
Ruland fue el ganador de un concurso de poemas organizado por SOAAIDS en el que se sorteaban dos billetes gratis para viajar hoy a Nueva York.
"Soy libre, libre para viajar, para abrazar, compartir, amar (...) Regreso a ti, EE.UU., vivo y orgulloso. Aquí vuelvo. Vuelvo como soy, VIH positivo", escribió Ruland en el poema ganador.
El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció el fin de la prohibición el 30 de octubre, cuando recordó que el veto se basaba "en una decisión basada en el miedo más que en los hechos".
Estados Unidos era, hasta hoy, uno de los doce países que prohibía la entrada a los enfermos de sida, una medida que hizo que prácticamente no se hayan celebrado congresos de importancia sobre la enfermedad en el país en las últimas dos décadas.
El levantamiento llega cuando la capital estadounidense se prepara para acoger la Conferencia Mundial sobre el Sida en el 2012.
La última vez que la reunión de alto nivel se celebró en EE.UU. fue en el año 1989, cuando un investigador holandés fue detenido por funcionarios estadounidenses por estar infectado de sida.
La prohibición se impuso en 1987, en una época en la que se conocía poco sobre el síndrome y su tratamiento no había alcanzado la eficacia de hoy día.
El proceso para repeler la medida comenzó ya durante el mandato de George W. Bush, cuando el Servicio de Inmigración anunció que había levantado la prohibición en sus reglamentos internos.
"El Congreso y el presidente Bush comenzaron este proceso el año pasado y hay que alabarles por ello. Nosotros sólo terminamos el trabajo", recordó Obama en octubre.
El fin completo de la prohibición requería la iniciativa anunciada en octubre por Obama y la publicación del reglamento definitivo por parte del Gobierno a principios de noviembre pasado.