Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A los 50, como a los 30

¿Los 50 son los nuevos 30? Las revistas para mujeres lo tenían claro desde hace tiempo, pero ahora hasta los científicos están convencidos. De todas formas, el "milagro" implica algún sacrificio, como por ejemplo ir al gimnasio para conseguir, si no el aspecto de Sharon Stone en la portada de Paris Match, (en topless para celebrar su 51 cumpleaños), al menos para aparentar un par de años menos.
Expertos de la Universidad de California han publicado dos estudios (en las revistas ‘Metabolismo’ y ‘The Journal of Applied Physiology’) en los que demustran que a los 50 años se quema la grasa un 10 por ciento más rápido que a los 30, de modo que 12 semanas de ejercicio constante son suficiente para decir adiós a los muslos flácidos y los odiosos michelines, explica Il Corriere della Sera.
En la práctica, el mismo resultado se lograría con la cirugía plástica, pero es significativamente más caro, como señala el Daily Express londinense.
El experimento fue realizado por científicos estadounidenses que pusieron a prueba a mujeres haciendo una hora de bicicleta cinco días a la semana. Los resultados fueron claros: las mujeres del grupo, todas de más de 50 años, obtuvieron los mismos beneficios para su salud (corazón más fuerte y baja tensión arterial) que las más jóvenes en el gimnasio.
“Las mujeres en esta edad responden como las más jóvenes cuando son expuestas a un esfuerzo físico”, ha explicado el profesor George Brooks. “Las mujeres que analizamos en nuestro estudio tenían las mismas capacidades cardiovasculares y metabólicas que las mujeres 16 años más jóvenes. Y estos resultados son muy alentadores, ya que representan un medio eficaz para aumentar la resistencia física y control de los factores de riesgo de enfermedades crónicas que pueden surgir con la edad”, añade.
Un análisis positivo con el que está de acuerdo la doctora Zinta Zarins, experta en problemas derivados de la menopausia. “Los cambios físicos y hormonales que se producen con la edad no reduce en absoluto la capacidad de las mujeres a mantenerse en forma y hemos demostrado que podemos lograr mejoras significativas en la forma física, incluso sin el uso de dietas drástica”, indica.