Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Universidad Complutense de Madrid podría pasar de 26 facultades a 17

Es una propuesta de reordenación provisional y abierta a negociación
El rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Andradas, ha trasladado a los decanos de la institución una propuesta de reordenación de centros y que dejaría la estructura en 17 facultades (ahora hay 26), lo que implicaría la integración de 9 facultades que existen actualmente en otros centros.
La nueva estructura propuesta, según ha informado la universidad, dejaría la siguiente composición de facultades: Ciencias Económicas, Empresariales, Comercio y Turismo; Ciencias de la Información y Documentación; Medicina y Ciencias de la Salud (agrupa a Medicina, Enfermería, Odontología y Óptica); Ciencias Matemáticas y Estudios Estadísticos; Filología y Filosofía; Ciencias Biológicas y Geológicas; Ciencias Políticas, Sociología y Trabajo Social; Psicología; Derecho; Informática; Educación - CFP; Bellas Artes; Veterinaria; Farmacia; Ciencias Químicas; Ciencias Físicas; Geografía e Historia.
En este proyecto provisional que se dio a conocer ayer, implica la reordenación dentro de otros centros o en la creación de nuevos de las facultades de Documentación, Estadística, Trabajo Social, Comercio y Turismo, Óptica, Odontología, Enfermería, Filosofía y Geológicas.
La Complutense detalla que, con el proceso propuesto, se crean siete nuevas facultades a partir de 16 facultades previamente existentes mientras que diez facultades permanecen en la situación actual.
Además, asegura que la propuesta de reordenación no implicará "en ningún caso" la reducción del número de profesores o de personal de administración y servicios, ni de ni la oferta docente. En el caso del personal, la Complutense asegura que su número aumentará con la convocatoria de empleo público mientras que asegura que las titulaciones se verán reforzadas.
La Complutense explica que está abordando la revisión de su estructura organizativa con el objetivo "esencial" de "mejorar la calidad de su actividad docente e investigadora" y atender a las nuevas demandas que la ordenación de los grados y másteres requiere.
"La intención del equipo de gobierno de la Universidad Complutense, en cumplimiento de su programa electoral, es que estos cambios necesarios se produzcan con el mayor grado de consenso posible", expone la universidad en un comunicado para indicar que se realizarán reuniones y debates para "ir modelando un Plan Director de Reordenación de Estructuras".
El objetivo fundamental de la reforma de centros es "reforzar las tareas de carácter más académico de las facultades y aligerarlas de las tareas con mayor carácter administrativo o burocrático". Asimismo, se propone un modelo de facultad que posea una base suficiente en profesorado, estudiantes, titulaciones e investigación y que, por tanto, sean "más equilibradas en docencia e investigación".
El Plan conlleva una reorganización de los servicios administrativos en grandes áreas de gestión que permita una mayor concentración de los responsables académicos en actividades específicamente académicas con el soporte administrativo adecuado.
Además, de esta forma, se lograría mejorar la coordinación de la oferta de titulaciones en ámbitos de conocimiento afines y liberar recursos para atender nuevas necesidades de gestión en la atención al estudiante y ayudar a mejorar su oferta docente y sus resultados en investigación.
CRÍTICAS A LOS PLANES DE REORDENACIÓN
Esta decisión ha sido criticada por la Plataforma de Departamentos para la Reestructuración de la UCM para indicar que esta medida dejaría "sin existencia académica" a algunas de las facultades "legendarias" como la de Filosofía, donde estuvieron ejerciendo la docencia personalidades tan destacadas como José Ortega y Gasset, María Zambrano o José Luis López-Aranguren.
"Deja sin entidad ni influencia a nueve grandes núcleos de investigación y docencia", exponen desde esta plataforma para asegurar que los "beneficios académicos o de coste económico" de esa propuesta son "casi nulos".
(EUROPA PRESS MADRID)